Edición Impresa

Caudillos cibernéticos

Marcelo Arequipa Azurduy 1/3/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Llevamos cuando menos décadas enteras discutiendo sobre el perfil caudillista/personalista de nuestra política, y esas discusiones no son solamente en las aulas universitarias, allí donde vayamos y comencemos a debatir sobre los perfiles de los políticos siempre terminamos diciendo que son los políticos y no sus siglas de partido lo que más pesa.

Resulta que ahora la lógica personalista mutó, así como los virus que nos acechan, saltó de un cuerpo orgánico llamado electorado en vivo y en directo a otro cuerpo inorgánico expresado en el electorado en diferido a través de las redes sociales. Por esto, una observación por ahora bastante superficial, antes que los amigos expertos en redes me caigan, en relación al movimiento que generan las candidaturas o las siglas de las alianzas en dos redes sociales como son Twitter y Facebook me permiten tener los siguientes comentarios: En Facebook no existen cuentas de las alianzas ADN y Libre21; en relación a candidaturas quienes no tienen perfil en esa red social son Feliciano Mamani y Ruth Nina, de Pan-Bol. Todos los demás entre candidatos y siglas tienen cuentas activas. En Twitter, no tienen cuenta de siglas: ADN, FPV, Pan-Bol, Libre21; de candidatos: Simeón Jaliri, Feliciano Mamani, y Ruth Nina.

En relación de, ¿a quiénes siguen las cuentas de los políticos? La característica principal es que siguen a un número muy reducido de otras cuentas; por contra, tienen un número importante de seguidores. En números brutos en Twitter, los tres que tienen más seguidores son Carlos Mesa, Jeanine Áñez, y Doria Medina. Los otros tres que tienen menos son Ismael Schabib, Gustavo Pedraza y Chi Hyung Chung. Sin embargo, si miramos las cuentas de las siglas partidistas observaremos que la cantidad de seguidores y de cuentas que siguen es mucho menor a las cuentas que ya tienen nuestros caudillos cibernéticos, esto porque además se evidencia que el mensaje principal lo dan los candidatos y no las alianzas.

Ahora bien, yendo un poco al argumento de fondo que se emite, un signo de los tiempos que vivimos es la política del miedo, expresado por ejemplo en la distinción de los candidatos en los bandos masista versus antimasista; el miedo no moviliza razones de esperanza en un futuro mejor, lo que hace es enaltecer rencores y fracturas profundas que, según cómo se modulen terminan casi siempre en la idea fuerte de que debe haber un voto castigo contra alguien. El siguiente rasgo de los mensajes de los presidenciables en redes tiene que ver con el esfuerzo por diferenciarse entre ellos en el arco de los que están del centro hacia la derecha, y de los candidatos del MAS que lo que buscan es usar las redes para comunicar, a diferencia de su antecesor Evo que no hacía más que aburrir a los internautas.

Finalmente, está visto que en redes y en lo concreto entre los candidatos y que usan este virus mutado de cuerpo referido, este no es el tiempo de la gran política expresada en mensajes de esperanza y que resuelvan lo aspiracional de los bolivianos, sino de la pequeña política, es decir, el tiempo de escarbar y mirarse en las miserias de la política, el chisme y el espectáculo.

Comentarios