Edición Impresa

Cepal y la economía pospandemia

Juan Manuel Arias Castro 9/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Todos saben y sienten que la economía nacional nunca estuvo tan golpeada como está ahora por los efectos devastadores que ha provocado la paralización global y nacional de la economía. Todos en Bolivia esperan que el gobierno que será elegido en las elecciones implemente medidas económicas que deberán centrarse en la economía del bienestar, el fortalecimiento del desarrollo productivo y la implementación de políticas para fomentar la sostenibilidad ambiental.

La Cepal publicó el interesante documento Principales condicionantes de las políticas fiscal y monetaria en la era pospandemia de Covid-19 en el que analiza los efectos y desafíos de la región para recuperar el ritmo económico frenado en seco durante este 2020, calificado como la peor coyuntura en 120 años. Para nadie es un secreto que hay efectos externos e internos derivados de la lucha contra la pandemia y su incidencia en el desempeño económico de la región y del país.

Las dinámicas del crecimiento son distintas; el estado de la economía mundial se manifiesta de varias maneras según los gobiernos; la trayectoria fiscal y monetaria hace que la región tenga una recuperación dispar; la evolución del mercado de trabajo y los precios varían de ciudad en ciudad. Por lo tanto serán las características de las políticas macroeconómicas y sus desafíos los que determinarán el grado de contracción y la recuperación en cada caso.

Dice la Cepal que el alto grado de incertidumbre económica producto de la incierta evolución de la pandemia será una constante al cierre de este año y bien entrado el nuevo, al tiempo que el entorno económico estará marcado por una mayor vulnerabilidad financiera en el mundo y la región, una vez que haya pasado la pandemia. Un punto importante para subrayar es que la crisis que desencadenó el covid-19 irrumpió en la economía mundial en un contexto de niveles récord de deuda mundial, que había llegado a situarse en más de 320% del PIB mundial a fines de 2019.

Los efectos de la crisis en la liquidez mundial, sumados a los paquetes de medidas fiscales implementados por los gobiernos, incrementaron la acumulación de deuda de la economía mundial. Los economistas de la Cepal coinciden en que todos los países deben evitar el colapso de sus economías mediante políticas de estímulos a la demanda agregada; administrar las presiones sobre los sistemas cambiarios y monetarios que el choque externo genera, y gestionar adecuadamente los flujos de capitales para potenciar la efectividad de las políticas fiscal y monetaria, al tiempo que se atiendan las vulnerabilidades externas de las economías.

Según la Cepal, “los gobiernos han actuado de manera pragmática y han decidido emplear todas las herramientas disponibles (convencionales y no convencionales) para enfrentar la pandemia y mitigar sus efectos en el sector real y la esfera financiera, por lo tanto, las políticas de austeridad no son la respuesta adecuada para atender los retos fiscales y monetarios que se enfrentan”. Es crucial generar conciencia de que las cosas están mal y pintan mal para la región y de esta realidad no escapa la economía boliviana, que requiere de manera urgente la aplicación de políticas económicas serias y responsables.