Edición Impresa

OPINIÓN

Colección de libros digitales

Homero Carvalho Oliva 1/8/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

Hace un año, Blanca Sardán y Waldo Xavier Varas crearon “Velatacú librería lowcost”, con el propósito de ofrecer libros originales de segunda mano a bajo costo a través de las redes sociales, la novedad era el envío a domicilio; el emprendimiento fue un éxito y les permitió encontrar tesoros literarios olvidados en estanterías y/o bibliotecas privadas de toda Bolivia, en algunos casos restaurarlos y buscarles un nuevo hogar donde sean leídos y amados de nuevo. Durante la cuarentena se reinventaron y se convirtieron en un puente de conexión digital entre las librerías cruceñas y los lectores bolivianos. 

En paralelo a las actividades de Blanca y Waldo, un grupo de escritores de varias ciudades del país fue convocado por la poeta Silvia Rózsa en la búsqueda de soluciones creativas para llegar a los lectores; Silvia organizó varias reuniones virtuales de las que salieron proyectos solidarios como un libro para el Centro Cultural Casa Melchor Pinto y ciclos de lecturas a través de plataformas digitales hasta concluir en la necesidad de migrar al mundo de los libros digitales, sin abandonar el mundo impreso en papel que nos sigue apasionando. Este proyecto fue liderado por “Velatacú librería lowcost” quienes nos propusieron la creación de una colección de libros digitales con precios accesibles para los lectores; Blanca y Waldo lo bautizaron Serendipia, porque fue un feliz hallazgo de autores y editores que promete ser el inicio de una nueva etapa de literatura digital en Bolivia, adaptándose a las circunstancias actuales. 

Somos catorce los escritores incluidos en esta primera colección digital, cada uno eligió el género de su publicación para participar en igualdad de condiciones con los otros; la lista incluye a escritores y poetas de acuerdo al siguiente detalle, en Poesía: Evocare de Gigia Talarico, Epifanía del olvido de María Claudia Ardaya, Solo porque sí de Ramiro Jordán, Hilando sombras y fulgores de Silvia Rózsa, No es el viento de Nicole Vera, Muro de Sandra Concepción Velasco y Las mujeres que me habitan Mariela Ardaya; en Microcuento: monstruos del abismo de Eliana Soza, Por el ojo de las agujas de Homero Carvalho, micros hacia liliput de Waldo Xavier Varas, Miniaturas de Alejandra Barbery y Micropia de Sisinia Anze; en Cuento: Suerte, muerte y microficciones de Jorge Barriga y en Novela: Tengo prisa por vivir de Marcia Batista Ramos. Tuve la suerte de apreciar el formato elegido para las tapas de la Colección y es muy atractiva, fina y sobria, lo mismo que el maquetado, estoy seguro que tanto la diagramación como el diseño de portadas y el contenido de cada uno de los libros dejarán satisfechos a los lectores más exigentes.