Escucha esta nota aquí

Rolando García Oliva, gerente General de FARO Consultores

Aclaro que la presente lectura no representa necesariamente un spoiler de lo que puede sucedernos el año próximo, siempre que utilicemos su contenido en positivo. En esta época donde los términos vinculados a las enfermedades epidemiológicas son tan comunes ¿qué nos permitiría identificar si en nuestra empresa el virus en la gestión ya se encuentra presente internamente?

Primer síntoma: Querer ignorar los cambios que se están dando en el entorno del trabajo, con las personas (clientes y colaboradores) y las formas de relacionamiento en el día a día (uso de la tecnología, de la data y el manejo correcto de las emociones).

Segundo síntoma: No poner la mirada en la parte humana prioritariamente, considerando que cada vez más son las personas las que han demostrado que con sus aportes y actitudes pueden ser el elemento diferenciador en épocas de crisis o cambios inesperados.

Tercer síntoma: Ser reactivos y eludir toda forma de planificación, considerando que todo se arreglará sobre la marcha y que nada peor nos puede pasar, de lo que ya nos ha sucedido en estos últimos años, dejando el mayor peso a la improvisación y al resultado fortuito de decisiones de corto plazo.

En todo caso hay mucho que podemos hacer y aquí incluimos, de igual manera, algunos consejos útiles que pueden convertirse en el mejor antídoto:

1.-Iniciemos la gestión estableciendo de forma participativa las prioridades, pocas, pero muy claras, que consideren el entorno, las características cambiantes de las formas de hacer las cosas y los objetivos de corto y mediano plazo a los que deberíamos arribar, mejorando nuestras métricas internas.

2.-Centremos la atención en las personas, afinemos los procesos de reclutamiento, el entrenamiento de las competencias claves y el cómo vamos a lograr a través de políticas más humanas la fidelización y el desarrollo de la carrera, el poder acompañar a los colaboradores en sus planes profesionales y personales en el mediano y largo plazo.

3.-Crear espacios y mecanismos claros de comunicación, retroalimentación y feedforward que nos permitan estar más conectados que nunca con lo que sucede, con las ideas de nuestra gente y el poder generador de los diferentes equipos de trabajo, donde la información oportuna y constructiva fluya cada vez más en todo sentido.

Estamos seguros que siendo conscientes de lo que nos puede pasar y tomando previsoramente algunos de estos consejos cuidaremos de mejor manera la salud en la gestión de nuestras organizaciones, preparándonos para un 2022 más próspero y constructivo.

Comentarios