OpiniónEDITORIAL

Constituyente cuestionada en Venezuela

El Deber logo
30 de julio de 2017, 23:19 PM
30 de julio de 2017, 23:19 PM

En medio de muertos y heridos, y de la voz silenciada de millones de venezolanos que rechazaron este proceso observado, Nicolás Maduro anunció anoche que Venezuela ya eligió a los 545 miembros de la Asamblea Constituyente.

Solo durante la jornada de votación hubo nueve muertos, según la Fiscalía, con lo que ya son 120 los fallecidos por los enfrentamientos desde que, en abril, comenzaron las protestas contra la Constituyente. Además, también hubo más de 60 detenidos y decenas de heridos en las calles por los choques con la Policía.

La inmensa mayoría de los venezolanos no quiere una Constituyente así, cuestionada y en medio de una violencia sistemática, que no hace más que consolidar la concentración autoritaria del poder en manos del chavismo.
Dado que esta Asamblea será la encargada de modificar totalmente la Constitución, es de esperar que Venezuela gire, como dice el analista Andrés Oppenheimer, hacia el modelo cubano, un régimen autoritario que descabece los poderes públicos, en particular de la Asamblea Legislativa, y termine con el Estado de Derecho.

La mayoría de los países del mundo, salvo los gobiernos de Bolivia, Cuba y Nicaragua, han levantado su voz contra un proceso viciado de nulidad. Varias naciones ya anunciaron que no reconocerán a las autoridades que surjan de esta entidad.

Hay que recordar que esta Asamblea Constituyente no cumplió con un requisito fundamental: un referéndum para que los venezolanos se pronuncien si querían o no que se realice. Además, se impuso un voto calificado por circunscripciones, lo que no garantizó una participación efectiva de la mayoría de los empadronados. En este contexto adverso, la oposición decidió no participar del proceso para la conformación de dicho organismo.
Estamos, entonces, frente a una Constituyente sin legitimidad y con vicios fundamentales que la transforman en un escollo más para que los venezolanos puedan recuperar su democracia.

De un padrón electoral de 19,5 millones de personas, casi siete millones de personas se pronunciaron hace dos semanas en contra de la Constituyente. En las calles, cientos de miles de personas se vienen manifestando desde abril para que el chavismo abra el sistema democrático y vaya a unas elecciones libres y transparentes.

El Gobierno de Maduro no puede desconocer esta realidad y seguir adelante con una Asamblea que no tiene el respaldo popular necesario. Con estos resultados, el mandatario debería suspender la instalación de la Constituyente y abrir un canal efectivo de entendimiento y diálogo con la oposición política, a fin de encauzar la grave crisis que afecta al país caribeño.  

Tags