Edición Impresa

Contribuir a un mundo mejor

Javier Paz García 8/10/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

No es inusual que en nuestra niñez o adolescencia hayamos tenido sueños de mejorar el mundo. Con el tiempo y el aumento de las responsabilidades esos sueños van mermando para dar paso a conseguir un trabajo para pagar las cuentas, cuidar a los hijos, etc. y muchos renuncian a construir un mundo mejor.

La moda de la responsabilidad social empresarial, va en la línea de querer aportar a este propósito. En el artículo The boss factor: Making the world a better place through workplace relationships Tera Allas y Bill Schaninger, de la consultora McKinsey, sugieren que “los negocios que buscan hacer una contribución externa deberían, paradójicamente, mirar hacia adentro: mejorar la satisfacción de los trabajadores podría ser la contribución más importante que pueden hacer”.

Según el artículo, un factor importante de bienestar en la vida de las personas es la satisfacción en el trabajo, la cual a su vez depende en gran parte de qué tipo de relación tienen las personas con su jefe inmediato. No hay nada sorprendente en este hallazgo: pasamos un tercio de nuestras vidas en el trabajo y si no tenemos una buena relación con nuestros jefes, es lógico que disminuya nuestro bienestar general.

Mejorar la satisfacción de los trabajadores no solo es bueno para los empleados, sino que se traduce en menor giro de personal, mayor productividad y rentabilidad.

Un liderazgo al servicio de las personas, que busca cómo hacer la vida más fácil para los colaboradores, que genera un ambiente de respeto, confianza y autonomía es una de las formas en que cualquiera que tiene personas bajo su cargo puede contribuir a un mundo mejor.