Opinión

Coyuntura internacional y crecimiento económico boliviano

El Deber logo
7 de septiembre de 2017, 4:00 AM
7 de septiembre de 2017, 4:00 AM

Tras el anuncio oficial de la tasa de crecimiento del PIB boliviano al primer trimestre, varios sectores de oposición, empresariado privado y medios de comunicación conjeturaron, una vez más, que Bolivia estaría en crisis, que estaríamos entrando a una crisis o estaríamos enfrentando una desaceleración económica. Incluso, opinadores neoliberales evidenciaron su doble discurso al, primero, cuestionar el indicador del PIB para medir la economía, para luego utilizar el dato trimestral en su afán de manipular las expectativas de la población.
 
Primero, es necesario recordar la actual situación internacional, donde la caída de precios internacionales de los principales productos de exportación de América Latina que se inició el 2011 y que se profundizó el 2014, ha afectado grandemente a varios países de la región, especialmente a aquellos que mantienen políticas económicas neoliberales. Así por ejemplo, es interesante ver lo que pasa en Brasil, donde se proyecta que este año solo crecería al 0,3%, Chile al 1,7%, Argentina al 2,2%, Paraguay al 3,3% y Perú al 3,5%, siendo estos últimos los que más se aproximarán a nuestro crecimiento. Bolivia, en el primer trimestre, que normalmente es el más flojo todos los años, ya registró un crecimiento de 3,3% y, por supuesto, conociendo que en el segundo semestre normalmente la actividad económica se desenvuelve mejor, y en el sector público, tanto a nivel nacional como subnacional, ejecutan sus presupuestos de inversión, queda claro que el crecimiento este año superará el 4% previsto por el FMI.

Vale la pena aquí recordar, que en las proyecciones de todos los organismos internacionales, como el FMI, Banco Mundial, CEPAL, etc., pusieron a Bolivia nuevamente con la tasa de crecimiento más alta proyectada para este año con respecto a todos los países de Sudamérica. Por tanto, este año también tenemos altas posibilidades de reiterar el primer lugar en crecimiento económico en la región. No hay que olvidar que Bolivia lideró el crecimiento económico en 2009 y reiteró esta posición en 2014, 2015 y 2016.

Esto último es importante, porque desvirtuó el discurso de que Bolivia estaba bien debido a los buenos precios internacionales, ya que casualmente fue en 2014 cuando se desploman los precios del petróleo a escala internacional, que paradójicamente para los opinadores neoliberales, fue el año en que Bolivia retoma la vanguardia del crecimiento en la región, y ha sostenido este crecimiento más alto en los siguientes años.

En segundo lugar, es preciso discutir la supuesta crisis. Para un economista con cuatro dedos de frente y ética profesional no es para nada cierto que Bolivia esté en crisis. Sobre el otro término utilizado, nadie explicó qué significa desaceleración, ¿será una caída del crecimiento?, ¿será que está generalizado en la economía? Bolivia, registró en 2007 un crecimiento al primer trimestre de 2,5% y, ese año, crecimos al 4,6%; el año 2009, se observó una tasa de crecimiento el primer trimestre de 2,9% y, ese año, Bolivia creció al 3,4%; en 2010, registramos al primer trimestre un crecimiento de 3,2% y, ese año, el PIB anual fue del 4,1%. ¿A eso llamaron los opinadores neoliberales desaceleración? La respuesta es no.

Lo importante en una economía, primero es tener cifras positivas de crecimiento, y Bolivia tiene las más altas. Segundo, cuando uno mira las cifras del PIB trimestral, claramente hidrocarburos y minería, y por tanto las actividades relacionadas a estos sectores, se encuentran en problemas. El resto de la economía tiene cifras positivas, por lo que el problema no es generalizado. El otro aspecto es que los indicadores de la demanda interna boliviana siguen mostrando fortaleza y crecimiento.

Sin duda, existen tareas pendientes como el incremento de la productividad tan reclamada especialmente al sector privado, aceleración de la inversión pública programada, agilizar la ejecución del programa de empleo y turismo que pueden reforzar la tendencia de crecimiento del país. 

Tags