Edición Impresa

Cuarentena total, perder tiempo es arriesgar la vida

Editorial El Deber 21/3/2020 03:00

Escucha esta nota aquí


En medio de la tormenta estamos desprotegidos. En el corazón de Sudamérica, sitio privilegiado y estratégico, Bolivia sufre un encierro desde el exterior, debido a que tres de los cinco países limítrofes han declarado cuarentena total, mientras que todos ellos cortaron el paso al transporte y a las personas, aislando y protegiendo la salud de sus ciudadanos.

También en los países vecinos, por ejemplo Argentina y Perú, se aceleran los testeos de coronavirus para detectar la transmisión comunitaria, además de analizar aquellos casos de personas que no hayan viajado al exterior o que provengan de otros países.

Argentina decretó el jueves cuarentena total y obligatoria. “Es un momento excepcional”, dijo el presidente, Alberto Fernández, antes de anunciar la paralización con el objetivo de ganar tiempo para prevenir el avance del virus y así evitar contagios sabiendo que el sistema de salud de los argentinos tampoco está preparado para la atención de miles de casos, porque seguramente colapsarán en los próximos días si es que no se toman medidas drásticas como esta.

Los casos de Italia y España son el ejemplo más contundente de lo que sucede en caso de no tomar las medidas a tiempo. Saben también que la salud no solo depende del Estado, sino que hoy más que nunca es responsabilidad de todos y de cada una de las personas que habitan un país.

La situación de los países en Sudamérica es similar. Los casos de contagio por el Covid-19 crecen, los sistemas de salud son endebles, los gobiernos toman medidas cada día más rigurosas y el incremento de casos es sostenible. Y, por supuesto, Bolivia no es la excepción. Tarde o temprano se declarará también la cuarentena total y mejor si se lo hace antes que después. Como reza el dicho: “Mejor prevenir, antes que lamentar”; por lo tanto, ahora es el momento de accionar las medidas necesarias y urgentes para preservar la vida de millones de bolivianos. Perder el tiempo es arriesgar la vida.

Hasta ayer Chile, por ejemplo, tenía 434 casos de contagio por el coronavirus; en Paraguay había 11; en Brasil, al menos 635 casos con 6 muertos; en Argentina, 128 contagiados con 3 muertos y en Perú declaraban hasta ayer 234 enfermos con el virus. El incremento de casos puede ser exponencial, según científicos, y nadie se atreve a dar cifras estimativas de cuánto podrían aumentar en los próximos días y semanas.

En el mundo hay más de 260.000 casos y más de 11.000 muertos en 171 países. China e Italia son los países donde más muertes hay y la cifra de pacientes recuperados es de 87.000. Ese es el cuadro hasta ayer, mientras que a esto se suma que la Organización de Naciones Unidas alerta que unos 3.000 millones de personas no tienen acceso al jabón ni agua para protegerse del coronavirus. Unicef estima que el 40%, es decir 3.000 millones de personas, carece de medios para lavarse las manos en casa porque no tienen un acceso fácil al agua potable, no pueden comprar jabón o simplemente no son conscientes de la importancia de esta práctica.

No se trata de ser alarmistas, pero sí de prever que ante el sistema precario de salud que tiene Bolivia, es preciso adoptar la medida de cuarentena total, teniendo en cuenta que al menos dos departamentos están a un paso de la fase de contagio local, como dijo ayer el ministro de Salud. Esa decisión debe ir acompañada de insumos informativos a la gente sobre lo que debe y no debe hacer. Reforzar los controles para el cumplimiento de las normas que se dicten en todo el territorio nacional es hoy una urgencia. La responsabilidad es de todos y cada uno de nosotros. La vida de los seres humanos tiene la prioridad.



Comentarios