Opinión

Cuentos rusos

El Deber 29/7/2019 05:00

Escucha esta nota aquí

El embajador de Rusia, Vladimir Sprinchan, anunció que la empresa Gazprom de su país invertirá 900 millones de dólares en la región de Vitacua, en Chuquisaca, en busca de gas y petróleo.

Con este solo anuncio, Rusia ha superado los ofrecimientos de inversión hechos por YPFB en todo el país. El único problema es que la Gazprom ha hecho hasta ahora tantos anuncios de inversiones similares en Bolivia y no los ha cumplido, que solo queda desconfiar.

Una revisión de los anuncios de los rusos en periodos electorales durante el actual gobierno señala que las inversiones debían haber superado los 5.000 millones de dólares, pero en la práctica los montos son más próximos a cero. Y no es un problema del valor del rublo.

En las cifras, Gazprom ha venido a reemplazar a la española Repsol en esto de los anuncios de inversiones petroleras durante periodos electorales.

La española, ahora mucho más cauta, era más atrevida. No solamente hablaba de inversiones sino también de descubrimientos de fabulosos campos de gas y petróleo que luego, cuando habían pasado las elecciones, quedaban envueltos en el silencio.

Las mentiras de rusos y españoles tienen que ver con la tradición de dar noticias falsas por parte de YPFB. Es, de todas las empresas petroleras de Sudamérica, la que produce más noticias que petróleo.

El “mar de gas” que se anunció en junio en la zona de Boyuy ha terminado siendo un maremoto de mentiras. En este caso un mar del silencio, porque después de semejantes anuncios lo que ocurrió fue que la empresa, el presidente de la república y su ministro del ramo enmudecieron.

Pero el hábito de hacer anuncios en épocas electorales no ha cesado. Figura en los manuales destinados a engatusar a los ilusos, que vienen a ser los electores, en este caso.

En esta campaña, también YPFB ha hecho anuncios de inversiones, esta vez en La Paz, para regalar a los electores paceños la noticia de que ese departamento se convertirá en el cuarto productor de gas en Bolivia. Si los teleféricos no sirvieron, buenas serán las noticias petroleras.

Muy cerca de Lliquimuni, donde se han hecho hasta ahora tres perforaciones sin éxito, a cargo de diferentes gobiernos, se invertirán 73 millones de dólares en un lugar llamado Mayaya.

Es tal el optimismo del ministro del ramo que, desde ahora, sin que ni siquiera los técnicos de YPFB hubieran pisado Mayaya, anuncia que la perforación descubrirá un campo con 13 TCF de reservas de gas.

Tendría que haber una ley que prohíba las mentiras en épocas electorales. El problema es que, en ese caso, habría que ofrecerles a los políticos alguna otra manera de vivir.

 

Comentarios