Opinión

De la Red Globo a Bolivia TV, ¿por qué no?

El Deber logo
9 de abril de 2017, 4:00 AM
9 de abril de 2017, 4:00 AM

Solo la toma de conciencia y el coraje para luchar contra toda forma de violencia hacia las mujeres pueden acabar con la impunidad de quienes la ejercen y castigar a los cómplices por convicción, intereses o cobardía. Ya lo sabemos, pero parece que nos hace falta tener a mano ejemplos concretos para poder salir de nuestro encierro o espanto, y gritar ¡basta de violencia contra las mujeres! Así que comparto con ustedes un caso reciente, de gran impacto en Brasil, que envuelve nada menos que a un galán de la poderosa Red Globo.

Cansada de sufrir acoso sexual desde hacía un año, Su Tonani, una figurinista de la Globo, acudió a su Departamento de Recursos Humanos para denunciar al acosador: nada menos que José Mayer, uno de los actores más cotizados y galán en las novelas de la red. Lo hizo después de haber sido llamada “vaca” por el actor frente a un numeroso grupo de actores y funcionarios de la red, porque ella se negó a que volviera a tocar su vagina. Así de crudo. La denuncia fue registrada, pero parecía no prosperar.

Casi un mes después, Su pudo publicar su testimonio en el blog #AgoraÉQueSaoElas de la Folha de Sao Paulo (http://agoraequesaoelas.blogfolha.uol.com.br/2017/03/31/jose-mayer-me-assediou/), y explotó el escándalo. Fue tal la reacción ciudadana, que la Folha retiró el testimonio, alegando no haber oído antes la otra parte. Pero las compañeras de Su, incluidas directoras y actrices de renombre, no le creyeron y presionaron con una petición en Avaaz para que el diario paulista repusiera el texto. Así fue. La presión llegó a la dirección de la Globo, que se vio obligada a anunciar el pasado martes la suspensión de Mayer, por tiempo indefinido. Y a Mayer a reconocer su ‘error’ y pedir disculpas, pese a que inicialmente negó la veracidad de la denuncia y se declaró respetuoso de las mujeres.

He hecho un resumen apretadísimo del caso Mayer-Globo, pero era necesario para ver si aprendemos de la experiencia de Su (que lamenta no haber denunciado el acoso tras las primeras señales, por miedo-vergüenza) y de lo visto en la red y en la sociedad brasileñas, y la trasladamos a los casos denunciados en Bolivia TV, el canal estatal de Bolivia. Dos víctimas han vencido el miedo, como Su, pero no llegarán lejos sin la solidaridad y presión social de quienes de verdad quieren una vida libre de violencia. Está claringo que aquí, como en Brasil, la justicia se arranca de las manos de quienes la administran. Que valga el grito “mexeu com uma, mexeu com todas” y la etiqueta #BastaDeAcoso 

Tags