Edición Impresa

EDITORIAL

De ‘levantamanos’ a bloqueadores en el Legislativo

Editorial El Deber 21/6/2020 03:00

Escucha esta nota aquí

No deja de sorprender la mutación de roles de políticos que ya dieron suficientes muestras para demostrar que su vocación es el servicio a su partido antes que al país. Los dos tercios de la Asamblea Legislativa, que militan en el MAS, pasaron en corto tiempo de ser ‘levantamanos’ a convertirse en bloqueadores de cualquier gestión que busque combatir la pandemia. 

Por ejemplo, durante 11 años legislaron sin que les importe aprobar una ley para regular el Estado de Excepción que está en la Constitución. Ahora, ellos dicen que esa norma es importante y que precautela los Derechos Humanos. En cambio, desde el Legislativo no se hizo nunca nada sobre la vulneración de derechos que hubo en el proceso por el ‘caso terrorismo’, el abuso y la prepotencia ejercida contra los acusados. ¿Qué hicieron los legisladores cuando ocurrió la represión de Chaparina o de los indígenas de Takovo Mora?

Durante años, el trabajo de los asambleístas fue únicamente levantar la mano para aprobar cuanto endeudamiento se le antojaba a su jefe partidario y ex presidente Evo Morales. No dijeron ‘esta boca es mía’ cuando sumaban y sumaban los créditos chinos que tenían una serie de condiciones, entre las que se encontraba el emplear a ciudadanos de ese país antes que a bolivianos.

Cuando a Evo Morales y a Luis Arce Catacora se les ocurrió colocar bonos del Tesoro General de la Nación para obtener $us 1.000 millones para supuestamente construir infraestructura de salud, la Asamblea solo aprobó sin chistar. No le pusieron al Ejecutivo condiciones de fiscalización, porque era impensable que se les ocurra fiscalizar a su jefe. Pasado el tiempo no se sabe qué se hizo con el dinero y tampoco proponen investigar los legisladores.

En cambio, ahora están decididos a poner candado a cuanta iniciativa surja para obtener recursos que permitan luchar contra la pandemia. Veamos, tardaron varias semanas en aprobar la ansiada ley que permite devolución de recursos del IDH que deberían estar destinados a exploración y explotación de hidrocarburos. Dieron visto bueno a que se les dé una parte a los gobiernos autónomos, pero eso sí, ellos se ponen como los grandes fiscalizadores del uso de los recursos, desconociendo las autonomías que rigen en la Constitución que el MAS aprobó.

Recientemente sacaron de la galera y aprobaron en tiempo récord una norma para fiscalizar créditos y donaciones, objetarlos cuando crean que no son convenientes para el país y además exigen que el Poder Ejecutivo les rinda cuentas cada 30 días sobre el uso de los recursos. No estaría mal si no existieran otros organismos del Estado destinados a ejercer ese control y tampoco si las acciones de los legisladores del MAS fueran coherentes. 

Pero, repetimos, no lo hicieron cuando Evo Morales era presidente, pero lo quieren hacer ahora en una acción que parece buscar el fracaso de cualquier acción gubernamental para tener éxito contra el virus.

Lamentablemente, ese bloqueo en el Legislativo no es diferente del bloqueo que se está ejerciendo en la calle. Ambas conductas tienen la misma lógica, generar un estado de desgobierno que va a perjudicar a todo el país.