El Deber logo
7 de agosto de 2018, 4:00 AM
7 de agosto de 2018, 4:00 AM

La web me permite acceder a suplementos literarios de varios países, en ellos leo tanto reseñas como críticas que guían mis lecturas. Los suplementos literarios, en algunos países, crean tendencias y van configurando el corpus literario de una época. La reseña es un texto breve que busca señalar los rasgos más destacados de una obra literaria, sin profundizar en el análisis de la estructura, las técnicas o buscar los errores que haya cometido el autor en la escritura de la misma.

La crítica literaria, en cambio, es un ensayo y tiene que ser escrito por un experto, por lo general literatos, licenciados en literatura o filosofía y letras. Mónica Maud señala, acertadamente que “el crítico, además de poseer conocimientos amplios (y es lo que lo hace un experto), tiene también esa innata capacidad de ver más allá de la letra, de llegar hasta los infinitos límites de la palabra... y por qué no, de escarbar la huella misma del escritor”. Algunos confunden el análisis crítico de la obra con el ataque “ad hominem” al autor y para ello usan también las redes sociales y/o los panfletos pasados de moda, en las que se las dan de discípulos de Charles Lynch, intentando linchar a sus supuestos enemigos que en la mayoría de los casos ni se dan por enterados.

En mi caso, desde hace años y como una manera de devolver el impulso que me dieron grandes escritores como Julio de la Vega y Jesús Urzagasti escribiendo extraordinarias reseñas acerca de Biografía de un otoño, mi primer libro publicado el año 1983, hago lo mismo con escritores ya sean novatos, experimentados o consagrados. En cierta ocasión, un escritor soberbio, me reprochó porqué escribía acerca de desconocidos y mi respuesta fue que lo hacía justamente para que los conozcan. Así de simple. Cuando llega a mis manos un poemario, una novela o un libro de cuentos, lo que hago es buscar algo bueno en la obra y destacarlo para crear expectativa entre los lectores; si una obra no me gusta no escribo sobre ella. Sé que no todos de los publican libros por primera vez lo seguirán haciendo y que muchos lo hacen por satisfacer sus egos, no me importa porque yo cumplo con lo que considero justo y si no siguen escribiendo es problema de ellos.

A la fecha he escrito más de cien reseñas en periódicos, revistas y suplementos literarios nacionales y extranjeros; así como en las redes sociales, en las que recomiendo libros y tengo la satisfacción de haber incentivado la carrera de muchos jóvenes escritores.

Tags