Edición Impresa

De silla a toco

María Eugenia Martínez 23/12/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

En las últimas horas en el tablero de la política cruceña, se han generado diferentes movimientos considerados “estratégicos” para la renovación de los liderazgos políticos con miras a tratar de conservar la Gobernación como espacio anti MAS, en algunos casos han sacrificado a un alfil y uno que otro “caballo”.

Sorprendió el anuncio de dos dirigentes de Demócratas, que renuncian a su partido porque simplemente no los tomaron en cuenta para la conformación del poder regional en las próximas elecciones. Ellos, que ya se habían acostumbrado a estar siempre en primera fila, sea como candidato o bien cómodo en una secretaría departamental, hoy se quejan de Rubén, que estaría actuando como un dictador, como un viejo lobo político.

No es bueno quejarse sin dolor, Ortiz desde el 2006 no queda fuera de los espacios políticos, él mismo, admite que, estando en la Cainco fue invitado por ‘Tuto’ y salió senador por la gestión 2006-2010, ocupó por dos gestiones legislativas la Presidencia del Senado, fue responsable de haber convocado al referéndum revocatorio del 2008 que saco a tres prefectos opositores a Morales, incluido Leopoldo Fernández “preso”; también, se le hace responsable de la negociación de la aprobación del texto constitucional en el Congreso, incluida la reelección inmediata de Morales. Después, en las elecciones de 2010 fue nuevamente candidato a senador con Samuel y por supuesto que perdió, en Santa Cruz solo saco un diputado. Rubén, cual buen pater familias lo arropó, esos 5 años le dio la secretaria de Coordinación Institucional y Desarrollo Autonómico de la Gobernación, en la cual tuvo tiempo de armar equipo. Oscar trabajaba para él, no para Rubén ni para Demócratas, esto se evidencia en la elección 2014 en la cual nuevamente es primero en la lista de Senadores y logra meter en listas a gente que trabajaba para él, varios fueron viputados, no daba espacios a nadie, al extremo de poner a su ex secretaria como su suplente, ella no trataría de sobresalir a costa de su jefecito.

Él, con su 4% obtenido en las elecciones de 2019 y apoyado en la revolución de las pititas, fue quien junto Murillo empujaron a Jeanine para que asuma de facto la Presidencia, esto le sirvió para que después fuera posesionado como ministro Planificación y Desarrollo y después como ministro de Economía; se le atribuyó experiencia y capacidad, no demostró ninguna, como regalo de cumpleaños Jeanine lo renuncia y con su silla aún caliente posesiona a Branko Marincovick en su lugar.

Vladimir Peña, el eterno secretario de Gobierno también a su modo armaba su equipo, pensando ser el heredero de Rubén, es así que, fue parte de aislar al gobernador no solo de las bases, sino también de personas que podrían tener mayor o mejor criterio de la gestión de gobierno o la gestión política; encapsularon a Costas al extremo de no permitir que nadie, que no fuera del entorno, pueda llegar hasta él. A su estilo, fue el responsable de perseguir a quienes pensaban diferente dentro de Demócratas, basta preguntar a Neira Budelman que por fiscalizar la Gestión de Rubén fue procesada y alejada de su cargo de Asambleísta Departamental, ésta fue la democracia de los “Demócratas”.

Pero antes, estos andaban como caballos con el pasto al pecho, no sabían dónde comer, hoy que les tocó a los de abajo estar arriba y a ellos a mirar del llano, sienten que la democracia ya no funciona, porque todo estaba bien cuando ellos eran los mandamases, no lograron entender que a medida que transcurre el “tiempo político”, los liderazgos van desgastándose por dos motivos: malas acciones en políticas públicas y las bases se cansan del liderazgo paternalista o caciquistas.

Algunos consideraron a Ortiz como un alfil “pieza importante” pero pretendió coronarse rey, sin embargo, se debe tener presente que, en el juego de ajedrez original el rey es la pieza más inútil “aunque sin él, el juego termina”.

Finalmente, con un MAS renovado, en teoría, veremos en la práctica que el ciudadano también exige una renovación de las fuerzas de oposición, que vieron en ser senadores o diputados de oposición una profesión que les dio de comer 15 años, beneficios que hoy lloran por repetir y, se despiden de sus amores mediante cartas cual novios despechados, sacando a luz pública todos sus desengaños e infidelidades políticas.



Comentarios