Edición Impresa

Deja Vú

Carlos Federico Valverde B 14/3/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

Dicen, los que saben, que “Deja vu”, es la “sensación de haber pasado con anterioridad por una situación que se está produciendo por primera vez”, consecuentemente, no estamos frente a un caso de esos, porque esto que está pasando ya lo vivimos el 2009, concretamente, desde abril de ese año, cuando comenzó la persecución de cruceños y, en algunos casos también benianos, con el caso “terrorismo” y separatismo (no tuvieron argumentos para sustentar separatismo en estrados judiciales), tras de haber aprobado el domingo 25 de enero de ese año, la nueva Constitución por el 61,43 %. Esa victoria gubernamental, que tiene la característica marcada de no haber sido aprobado en Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija, generó la inquina del gobierno que actuó como lo hizo el 16 de abril de 2009, en Santa Cruz de la Sierra, en lo que ya se lo conoce como la masacre del Hotel Las Américas. Entonces actuaron bajo instrucciones del Ministerio de Gobierno, tras de la orden directa de proceder de Evo Morales antes de embarcarse a Venezuela.

No es un “Deja vu”; es la necesidad del gobierno de sentir que tiene poder, más allá de haber sido derrotado en las elecciones municipales a sólo 5 meses y días de haber logrado una categórica victoria en las nacionales.

Lo que está viviendo el país, es la reedición del 2008 con otros actores; con el mismo objetivo y otra manera de operar. Ahora comenzó con la detención y búsqueda de militares y policías “hasta debajo de las piedras”; la idea es clara: fijar un relato que con esas detenciones logre consolidar; la idea es quebrar anímica o, moralmente a un policía o militar que diga una palabra de la que el poder pueda agarrarse para hacer un ovillo del que tomarán la punta: están buscando su testigo estrella.

Ya no tienen la oportunidad de hacer cosas como las de Porvenir en Pando; ya no hay “Las Américas”; lo que pasó ahora fue democrático, fue en las urnas, pero, ellos (el poder) ya venían preparando escenarios, para eso buscó a la ex diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Lidia Patty para que active una demanda por “golpe de estado” que la fueron trabajando por si se daba una situación como la del pasado domingo, cuando las urnas pusieron el contrapeso que necesita toda democracia. Al partido de gobierno las urnas no le fueron favorables; muchas segundas vueltas en gobernaciones y, las derrotas en las municipales los han puesto nerviosos, así que… a la carga con lo que ellos ya saben hacer, aunque terminen mal.

A la palabra inconsistente de Golpe de Estado, le sumaron terrorismo y esa figura no “encaja” en ninguna parte, pero suena fuerte y complicada. Y es que no será posible borrar los hechos de octubre-noviembre 2019, el fraude electoral, la oferta de Evo Morales de dejar sin efecto la elección, convocar otras (incluso sin él), destitución del TSE en pleno, la renuncia de Morales, García, Salvatierra, Borda … la continuidad del Congreso y las demás instituciones republicanas; la opinión del TCP en cuanto a la sucesión Constitucional de Jeaninne Añez y por último, la convocatoria a elecciones del pleno del Congreso del 24 de noviembre del 2019.

¿Golpe? No se subvirtió el orden constitucional; Salvatierra y Romero negociaban la vuelta a la calma, entraban y salían de la embajada mexicana… ¿Golpe? ¿Quién hace un golpe para que haya sucesión constitucional? Los militares no hicieron golpe sino lo único que las LOFA les permitía: “sugirieron” la renuncia por cómo venía la mano; lo hizo el Gral. Kaliman, autodefinido “hombre del proceso” el día de su posesión en diciembre del 2018. Los policías, igual que en el tiempo de Gonzalo Sánchez de Lozada, se rebelaron por reivindicaciones propias (en el tiempo anterior, fueron apoyados por el masismo). En el gobierno saben que no hay golpe…

Prueban con terrorismo entonces, cualquier cosa les sirve, pero nada de lo que acusan, ninguno de los “cargos” endilgados configura terrorismo, ¿conclusión? Hay una urgencia política, como vengo denunciando desde hace tiempo, de generar miedo; la idea pasa a ser: si no me respetan, si no votan por mi… que me tengan miedo; para eso recurren a la ex parlamentaria Patty, como punta de lanza y, lógicamente lo muestran como es: político.

Como muestra… la noche del viernes 12 de marzo, cuando se echó a andar el plan de amedrentamiento (eso es terrorismo desde el Estado) aparecieron 2 parlamentarios masistas en los canales para informar lo que pasaba y, los fiscales que tendrían que estar en Beni dirigiendo “sus operativos”, declaraban en los medios que no estaban enterados de lo que estaba ocurriendo; igual que el delincuente fiscal Sosa, que hizo lo que le ordenaron y terminó condenado. Esto se parece tanto al 2009 que ya salieron listas de personas “a las que se va a buscar”; no tardan en aparecer los “abogados conciliadores” a arreglar con billetes mediante la “no citación”. Nada que no hayamos visto antes.

La madrugada del sábado, el ministro de Gobierno informó que la ex presidenta Añez había sido detenida; ¿por qué él si no es policía o fiscal? Porque le agrada esa parte del juego; ¿algo más que agregar a lo político del asunto? Los presos suman y van a seguir, el plan de miedo y terror se va a repetir, no van a ser tiempos tranquilos, pero, nadie dijo que sería fácil.

A propósito, Arce Catacora ¿dónde está? No se ha pronunciado, no dijo nada hasta el momento en el que esto se escribe, 07:36, sábado 14.

Es raro… pero no tanto como para no recordar que esto no es nuevo.



Comentarios