Escucha esta nota aquí

Según el Índice Global de Innovación, Bolivia en el 2017 estaba en el puesto 106 de 127 países y en 2018, ocupo la posición 117, quedando por detrás de todas las economías de la región.

Esa situación es un reflejo de cómo está en la actualidad el ecosistema de innovación y un buen ejemplo se puede observar en la composición de las exportaciones concentradas en gas, soya y minerales. Esta realidad se observa también a nivel de las exportaciones en Santa Cruz, donde el 86% corresponde a 9 productos entre gas y soya.

Si bien pueden haber trabas macroeconómicas e institucionales que obstaculizan la innovación, nos vamos a referir aquí al contexto en el que se desarrolla y fomenta la innovación puesto que un primer factor determinante en los resultados en innovación, es la generación de una cultura de innovación en el ecosistema nacional y regional.

Al respecto el Festival internacional de Innovación Social es una plataforma de acción global que acelera la transformación cultural para el desarrollo sostenible que permite visibilizar a aquellos que están liderando una transformación positiva a través de sus proyectos y soluciones innovadoras, al mismo tiempo de fortalecer ecosistemas de innovación social a través de la colaboración radical acelerando un cambio cultural hacia el bien común.

En los últimos seis años, una vez al año, miles de personas se unen para celebrar el espíritu de cambio, organizando 32 festivales en 14 ciudades donde más de un millar de expositores y un par de centeneras de bandas musicales compartieron con medio millón de asistentes, alentando una verdadera transformación cultural innovadora en las ciudades sede de este Festival de innovación social.

Esta es la oportunidad de Santa Cruz de la Sierra, sede del próximo Festival internacional de innovación social, gracias a la gestión de la empresa boliviana FuturaLab que trabaja para visibilizar, potenciar, conectar y proyectar el talento creativo e innovador de los bolivianos, a través de servicios de consultoría, iniciativas propias y representaciones de eventos y oportunidades internacionales, apostando por mover a la sociedad “del lamento al talento boliviano”.

Santa Cruz el departamento más extenso y más poblado de Bolivia, será la sede 2019 de esta relevante Plataforma internacional de innovación por ser la primera economía del país, con un extraordinario potencial productivo, empresarial y de emprendimientos, con una capital intercultural y joven por excelencia; pero al mismo tiempo con enormes desafíos que la obligan a descubrir, potenciar y proyectar el talento creativo, fortaleciendo los liderazgos desde nuevos paradigmas en un ambiente cultural que estimulen y apoyen la innovación social.

El propósito es que en noviembre Santa Cruz se vista de gala y celebremos un sinnúmero de eventos públicos, innumerables charlas y paneles, talleres y música en vivo porque cambiar el mundo debe ser divertido, festivo y colaborativo, articulado en un ecosistema que comprometa en torno a un espíritu de innovación a los gobiernos, empresarios, universidades, centros educativos, agencias de innovación, redes de instituciones sin fines de lucro, medios, artistas y ciudadanía en general.

Eventos internacionales como este generan ambientes festivos y abiertos a las nuevas ideas, inspirando a un público diverso y masivo, desafiándolos a generar cambios positivos tanto para sus comunidades, como para el país a través del poder de la innovación comprometida con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Comentarios