Opinión

Democracia bloqueando

El Deber logo
19 de octubre de 2017, 4:00 AM
19 de octubre de 2017, 4:00 AM

El viceministro de Autonomías se queja amargamente de que alguien haya dicho que la democracia está en peligro. Que me disculpe. Él sabe mejor que muchos lo que es democracia. Sabe que es mucho más que votar. Es la convivencia civilizada entre los que pensamos diferente, porque convivimos, porque nos respetamos, porque acatamos lo que decide la mayoría.

Él y su gobierno han decidido no acatar lo que ha decidido la mayoría de la población. Nuestro viceministro sabe que eso es democracia en peligro, es golpe de Estado, por mucho que lo den con la venia de sus jueces venales. Eso es peligro y grave. Es previsible que, contra toda inteligencia y contra toda honestidad, harán todo para lograrlo. Lo han dicho y lo están haciendo.

Democracia es convivir en el respeto a las diferencias. Por eso, cuando se niega a la población el derecho a opinar, peligra la democracia. Los obispos han dicho su opinión hace un par de días. Como todos los pareceres, pueden estar errados. Pero nadie les ha discutido. Nadie ha dado razones contra las suyas. Nadie ha presentado otras maneras de entender lo que sucede. El mismísimo presidente los ha destrozado a insultos y descalificaciones. Ha agredido a las personas.

Les ha negado el derecho a disentir. Los ha excluido de la sociedad. El señor Siles sabe que eso es golpe mortal a la democracia. Es golpe de Estado porque es golpe a la igualdad, golpe al respeto, golpe a la convivencia civilizada. Pudiera ser que nuestro viceministro quisiera decir que no está en peligro, porque ya la han matado. Si es así, por favor, que lo aclare.

El viceministro Siles sabe que no puede estar segura la democracia si los que se aferran al sillón presidencial espían y escarban en la vida íntima de los disidentes ¿Con qué derecho el gobierno escucha y graba las conversaciones de los que pensamos diferente? Peligra la democracia cuando la autoridad no respeta el derecho a la vida íntima de las minorías ¿Los que pensamos diferente ya no gozamos de los derechos que declara la Constitución? ¿Esa es la democracia que no está en peligro? ¿Esa es la convivencia pacífica y civilizada entre los diferentes? ¿Qué respeta un ministro cuando muestra las fotos de la oposición como imágenes de delincuentes por el solo hecho de estar en desacuerdo con él? 

El MAS ganó varias elecciones y lo asumimos. Basado en esos triunfos hizo lo que quiso. Se sintió con derecho a dilapidar los recursos y los sueños nacionales a raudales. Luego, ha perdido una vez en las urnas y su reacción es irracional y desaforada. Están dispuestos a todo para aplastar la decisión democrática de la población. Eso, en castellano, se llama disparo a quemarropa a la democracia. Se puede llamar golpe de Estado. Se puede llamar vocación de dictadura ¿O el viceministro quiere que lo llamemos así?

Tags