.

El Deber logo
14 de diciembre de 2023, 18:50 PM
14 de diciembre de 2023, 18:50 PM

Diego von Vacano, PhD

La planta industrial de carbonato de litio con capacidad de producción de 15 mil toneladas/año, gestionada por Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), ha estado en el centro de la polémica debido a una serie de desafíos y controversias. Desde retrasos en la ejecución del proyecto hasta problemas relacionados con la materia prima y la capacidad operativa, la situación plantea interrogantes sobre la planificación y gestión del proyecto.

Antecedentes del Contrato y Retrasos

En septiembre de 2018, la GNRE (actual YLB) suscribió un contrato CTTO.YLB-DJU-No.105/2018, con la empresa MAISON/CMEC, en fecha 19 de septiembre de 2018, por un monto de Bs. 669.340.740,00 y un plazo de ejecución de 14 meses. Sin embargo, el proyecto experimentó un retraso de al menos cuatro años, ya que su fecha de entrega según contrato original debió ser a finales del 2019. La incertidumbre persiste en torno a las consecuencias de los retrasos por parte de YLB y la empresa contratista MAISON/CMEC, debió haber posibles multas aplicadas a la empresa contratista debido a este retraso.

Reingeniería del Proyecto

El Sr. Salvador Beltrán y la Sra. Karla Calderón, ambos ingenieros electrónicos sin experiencia previa en la industria del litio, afirmaron haber realizado una "reingeniería de optimización" en el proyecto. Esta afirmación fue respaldada por el Ministro Franklin Molina en diciembre de 2023, quien confirmó una readecuación del proyecto mediante procesos de reingeniería. Si esta afirmación es válida, eximiría de responsabilidad a las empresas de diseño e ingeniería K-UTEC, así como a la empresa constructora MAISON/CMEC. Sin embargo, la efectividad de estas modificaciones aún está por determinarse. Esperamos que estas decisiones hayan sido bien estudiadas y respaldadas técnica y económicamente, ya que afirmaron haber aplicado "reingeniería".

En caso de que logren producir carbonato de litio grado batería (99,5% de pureza) con su “reingeniería”, surge la pregunta de si el detallado diseño elaborado por K-UTEC era realmente necesario. La reingeniería realizada aparentemente consiste en simplificar el proceso complejo del diseño de ingeniería de K-UTEC, adaptándolo al proceso por demás conocido en la Planta Piloto de carbonato de litio, un método para producir carbonato de litio grado técnico y comercial. En resumen, parece que la única modificación fue la simplificación del proceso, pasando del proceso complejo del diseño de K-UTEC al proceso más sencillo de la planta piloto.

Por otro lado, si efectivamente existían desviaciones en el proyecto y el avance era solo del 25%, surge la interrogante sobre por qué no se resolvió el contrato con la empresa contratista MAISON/CMEC. Además, cabe preguntarse por qué no se resolvió el contrato de supervisión con la empresa LIBOL. Asimismo, desconocemos la cantidad de multas que podrían haber sido ejecutadas en este contexto.

Estas preguntas subrayan la necesidad de una mayor claridad y transparencia en torno a las decisiones tomadas y la gestión del proyecto.

Desafíos para la Operación Continua

La planta Industrial de carbonato de litio con capacidad instalada de 15 mil toneladas/año, cuya inauguración está proyectada para el 15-18 diciembre de 2023, enfrenta desafíos críticos que amenazan su operación continua.

Preocupa la falta de la cantidad suficiente y la deficiente calidad de la materia prima, y la operación incompleta de las pozas de evaporación. Además, la carencia de insumos cruciales como agua, GLP, carbonato de sodio, dióxido de carbono, ácido clorhídrico, hidróxido de sodio, entre otros, plantea interrogantes sobre la viabilidad operativa a largo plazo. En tres años de gestión (2021-2023), hicieron omisión en la impermeabilización y puesta en funcionamiento 8 líneas de pozas de evaporación, dejando solo 12 líneas operativas de manera incompleta desde la gestión 2020, agrava estas preocupaciones.

La planta de tratamiento de agua, esencial para el proyecto, enfrenta problemas adicionales. La adjudicación a la empresa Carlos Caballero mediante el contrato CTTO.YLB-DJU-N°166/2022 "llave en mano" por un monto de Bs. 344.335.668,44 enfrenta retrasos significativos, ya que el plazo para la ejecución de la obra venció el 24 de julio de 2023. Esta contratación se llevó a cabo en medio de irregularidades y denuncias. Según el informe YLB-DOP-0229-INF/21, en el anterior intento de adjudicación, se recomendaba otorgar el proyecto a la asociación accidental China CRIG/ECEC por Bs. 324.773.549,27 el 13 de diciembre de 2021. Sin embargo, los costos se incrementaron y los documentos base de contratación (DBC) del proyecto fueron direccionados y manipulados, resultando en la adjudicación a la empresa Carlos Caballero.

Estos eventos, lejos de ser insignificantes, incluyeron la desaparición del proceso y su eliminación del sistema de control informático de YLB. Estas circunstancias plantean serias dudas sobre la transparencia y la gestión de los contratos asociados con la planta de tratamiento de agua. Que sanciones habrá recibido la empresa Caballero por incumplimiento en plazos, si precisamente justificaron que esta se adjudicó por ofrecer la ejecución en menor tiempo, ya lleva 6 meses de retraso y aun no esta concluida esta obra, ahora se puede entender mejor como es que se pretende inaugurar la planta de 15 mil toneladas de carbonato de litio.

Inauguración Forzada y Desafíos Económicos

La urgencia por inaugurar la planta entre el 15 y 18 de diciembre de 2023 suscita sospechas en torno a posibles motivaciones políticas, especialmente vinculadas a la gestión deficitaria de hidrocarburos por parte del Ministro Franklin Molina, que resultó en la escasez de diésel y gasolina en el país. Este retraso en el avance y desarrollo del proyecto se atribuye a operadores inexpertos, quienes, sin conocimiento ni experiencia en la industria de Litio, han generado daños económicos cuantiosos debido a la falta de planificación adecuada, presentando un desafío significativo para la economía nacional.

Adicionalmente, del conocimiento de fracaso en el proyecto de Extracción Directa de Litio (EDL) se hace evidente, ya que, desde abril de 2021 hasta la fecha, solo se han suscrito convenios (no contratos) con tres empresas, dos chinas y una rusa, sin lograr avances significativos. La firma de un contrato con YPFB Refinación (CTTO.YLB-GJU-N° 408/2022), por un monto de Bs 1.999.314,63 “consultoría para asesoramiento técnico, jurídico y financiero en el programa EDL” genera cuestionamientos, dado que esta empresa no pertenece al rubro del litio y carece de experiencia en tecnologías EDL. La efectividad del asesoramiento de YPFB Refinación, bajo la tutela de Omar Alarcón Saigua (amigo de Marcelo Arce Mosqueira, hijo del primer mandatario) en un campo tan especializado resulta incierta.

Estos hechos explican las declaraciones del presidente Luis Arce, quien subrayó que las construcciones de los complejos industriales para la producción de 25 mil toneladas de carbonato de litio cada complejo en los Salares de Uyuni, Coipasa y Pastos Grandes debieron iniciarse en esta gestión 2023 y, hasta ahora, no han avanzado. La constatación de la inexistencia de plantas industriales en el mundo con la tecnología de EDL, llevó a la firma de otro convenio para el desarrollo de una Planta Piloto semiindustrial en el Salar de Uyuni con la empresa rusa Uranium One, la cual no realizó pruebas EDL en 2022 con las salmueras del Salar de Uyuni.

Es crucial destacar la participación de YPFB, una empresa sin experiencia en este ámbito, donde, a pesar de contar con profesionales capacitados, las decisiones relacionadas con EDL están siendo tomadas por individuos sin experiencia en el sector, muchos de ellos vinculados a Marcelo Arce. Este aspecto plantea interrogantes sobre la efectividad y la idoneidad de las decisiones adoptadas en el marco de este proyecto crucial para el país.

Conclusión

La planta Industrial de carbonato de litio se encuentra ante una serie de desafíos, desde retrasos en la ejecución hasta problemas operativos y de suministro de materias primas. La proximidad de la inauguración suscita dudas sobre la sostenibilidad a largo plazo y la capacidad de cumplir con las proyecciones de producción.

La falta de claridad en las decisiones, las irregularidades en contratos y la participación de empresas sin experiencia generan interrogantes sobre la efectividad y la idoneidad de las decisiones adoptadas en este proyecto crucial para el país.

Es esencial abordar estos desafíos de manera transparente y con medidas correctivas efectivas para garantizar el éxito de esta iniciativa y prevenir consecuencias económicas más graves para el país. En este sentido, resulta fundamental que quienes toman decisiones dejen de improvisar y sigan una estrategia clara y bien fundamentada, porque hasta ahora es como si los zapateros estuviesen queriendo hacer una torta en base a una receta para calzados, y eso no puede continuar así, por el bien de la economía de nuestro país.

Tags