El Deber logo
10 de agosto de 2021, 11:15 AM
10 de agosto de 2021, 11:15 AM

Por: Gabriela Jiménez, Publicista corporativa

El cuidado del medio ambiente y la responsabilidad social empresarial es actualmente un tema primordial para las empresas a nivel mundial. Todas las organizaciones tienen una responsabilidad con la sociedad en la que operan, con las generaciones futuras y con la sustentabilidad de su mismo negocio a largo plazo.

A raíz de la actual pandemia, ha quedado evidente que impulsar el desarrollo sostenible en el modelo de negocio de las empresas y adoptar un compromiso en materia de responsabilidad social, ya no son temas aislados. Las empresas sustentables buscan el éxito en diversos aspectos: bienestar de sus empleados, calidad de sus productos o servicios, origen de sus insumos, impacto ambiental, impacto social, político y económico de su actividad y el desarrollo social y económico de su país. Y es que cada negocio es diferente: los impactos ambientales que genera un banco no son los mismos que los de un hospital, una mina, una fábrica o un supermercado. Por lo tanto, las iniciativas no deben ser las mismas, sino que cada empresa debe tener su propia planificación y objetivo sustentable.

Es necesario un desarrollo respetuoso con el medio ambiente que no sacrifique los derechos de las generaciones futuras, teniendo efectos directos si nuestros productos son sostenibles, implementando ecodiseños en packaging y embalajes, optimizando uso de recursos e insumos, apoyando la logística inversa, e implementando modelos de negocios basados en economía circular y valor compartido. El efecto no es directo si los usuarios no se compromete en reciclar, reutilizar, replantear su consumo y rechazar el plástico de un solo uso, retar a las empresas a productos ecoamigables con ecodiseños y exigir políticas y leyes concretas que mejoren nuestra calidad de vida en nuestro planeta.

Las empresas deberán ser cada vez más transparentes y abiertas con sus grupos de interés (clientes, colaboradores e inversionistas) sobre los impactos ambientales que producen. Deberán informar cuáles son dichos impactos y el costo que éstos representan, y sobretodo qué están haciendo para reducirlos. Solo así, podremos tener un verdadero proceso de mejora continua, que beneficie y genere valor no solo al interior de la empresa, sino en todo el entorno donde ésta se desenvuelve, orientados a un objetivo común: la sustentabilidad.


Tags