Opinión

Desayuno sin diamantes

El Deber logo
14 de abril de 2017, 4:00 AM
14 de abril de 2017, 4:00 AM

En inglés, se llama ‘curator’ al conservador de museo y ‘anthologist’, al antólogo, es decir, al colector de piezas literarias escogidas como las mejores del género. Sin embargo, los escritores bolivianos Giovanna Rivero (La clave está en la curaduría) y Martín Zelaya Sánchez (Antologías literarias: cómo, por qué y para qué) acaban de usar impropiamente el neologismo ‘curador’ como sinónimo de antólogo. (Página Siete, 19.03.17). 

¿Para qué introducir barbarismos innecesarios? No resulta ocioso aclarar que ‘curador’, en nuestro idioma, significa “el que cura”, el curandero. Se usa también en Derecho, cuya definición no viene a cuento explicar ahora. Lo que interesa es aclarar que ‘curador’ como sinónimo de antólogo, no existe en español. 
La imagen de un reloj en la escenografía del espectáculo Go!, de Las Magníficas, fue muy criticada porque el número 4 estaba escrito en números romanos: IIII, en vez de IV, como debe ser. (EL DEBER, 21.03.17). Digan lo que digan los responsables y las esferas de los relojes Cartier y Rolex, lo correcto es escribir IV. “Oposición ‘está con ausencia’ (sic) de un líder” (EL DEBER, 27.09.2016). Sería mejor decir: “La oposición carece de liderazgo” o, si prefieren, “carece de líder”.

“Internan a Araníbar el día que debía ‘dar declaración’ (sic)” (EL DEBER, 27.09.16). Yo diría: “Internan a Araníbar el día que debía declarar”. “Esos eventos nunca ocurrieron” (EL DEBER, 14.10.16). Esos eventos no podían ocurrir jamás en el pasado. Debió decirse: “Tales hechos nunca ocurrieron”, porque “evento” (del latín “eventus”) es un hecho  imprevisto o que puede acaecer en un futuro previsto como cuando se dice: “un evento deportivo”, “un evento social”, “un evento artístico” o sea, algo que va a suceder dentro de una semana o un mes. Un “evento” siempre será un acontecimiento futuro. “La Reina del Carnaval 2017 no tiene reparos ‘para’ (sic) decir lo que tiene en la cabeza (sic)” (EL DEBER, 25.09.2016). -- ¿Y qué tiene en la cabeza?  -- La corona, por supuesto, pero también tiene cerebro como todo ser humano. Lo que el cronista quiso decir es otra cosa. Quiso decir: “La Reina del Carnaval 2017 no tiene reparos ‘en’ decir lo que piensa”. 

“Santa Cruz ofrece 500 atractivos para visitar” (EL DEBER, 29.12.16). Sería mejor decir: “Santa Cruz ofrece 500 atractivos turísticos”. Fulano de tal “pide licencia por problemas ‘en su salud’ (sic)” (El Día, 11.02.17). Debería decirse “por problemas ‘de’ salud”. // Madrid, 14.04.2017 

Tags