El Deber logo
19 de agosto de 2017, 4:00 AM
19 de agosto de 2017, 4:00 AM

La desigualdad sigue siendo una lacra deplorable en el planeta, y se la debería contrarrestar con políticas públicas de empleo en beneficio del pueblo trabajador. Este es un anhelo realizable si los gobiernos de los países fueran más solidarios y comulgaran con las mismas ideas igualitaristas, conscientes de que todos tenemos las mismas necesidades y aspiraciones de vivir bien. Es inadmisible que todavía haya seres humanos que viven en condiciones paupérrimas. 

Podemos definir la pobreza como la escasez de bienes materiales imprescindibles para la subsistencia, pero pobreza también es falta de oportunidades y de trabajo digno. Son pocas las fuentes de empleo que generan los gobiernos, lo cual produce mayor desigualdad. La socialdemocracia -pese a ser una doctrina política con visión socialista, que fundamenta un Estado de bienestar social universal con sostén en la democracia liberal- no ha logrado erradicar la desigualdad y la pobreza. Entonces, qué se puede esperar de otros sistemas ‘más criticados”. 
Las crisis económicas no siempre son causantes del crecimiento de la desigualdad; también influyen otros factores, como la corrupción y la malversación de fondos públicos, prácticas deplorables que enriquecen a unos pocos en desmedro de la mayoría. 

Según informes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, un 15,9% de la población mundial es pobre, lo que equivale a cerca de 1.000 millones de personas. Cuando los gobiernos dictan medidas económicas, deberían también aumentar la inversión pública, porque si solo se aumenta el salario mínimo nacional, por ejemplo, aunque sea en pequeña escala, los precios de los artículos de la canasta familiar suben considerablemente. Por lo tanto, nunca se podrá ahorrar y solo se subsistirá con lo poco que queda en el bolsillo. Asimismo, los gobernantes deberían ser más consecuentes con la venta de los recursos naturales que produce un Estado y la distribución equitativa de los dividendos para lograr una existencia acorde con la dignidad humana. 

Tags