Opinión

Discursos y devastación forestal

Agustín Saavedra Weise 21/5/2017 09:00

Escucha esta nota aquí

La agencia alemana de información, en una crónica del pasado 17 de marzo, comenta que el diario berlinés Neues Deutschland analizó la política ambiental de Evo Morales y llegó a una conclusión: el mandatario no ha cumplido lo que prometió. Agrega que se han tumbado enormes cantidades de árboles para cultivar más coca y más soya. Al respecto, ver http://www.dw.com/ 

El citado comentario menciona que el Gobierno de Bolivia manifestó que haría un uso moderado de recursos naturales, pero tampoco cumplió su promesa. Mientras el oficialismo habla formalmente de agricultura sostenible, la devastación de bosques ha tomado dimensiones grotescas, según el medio citado. El periódico de Berlín resalta –basado en datos de la Fundación Tierra– que en Bolivia se ha deforestado en los últimos años un área del tamaño de 204.000 campos de fútbol. Agrega que solo entre los años 2000 y 2015 Bolivia perdió 3,26 millones de hectáreas de bosques y que la administración del MAS no pudo –o no ha querido frenar– esa implacable política de deforestación. “La política agrícola del Gobierno de Morales es completamente irresponsable”, asevera en el Neues Deutschland una agrónoma especializada. Para colmo, la indebida expansión de los cultivos de coca en Chapare está acelerando esa grave deforestación.

El periódico germano prosigue expresando que Bolivia ha pasado ahora a ser uno de los primeros cuatro países más destructores de árboles. El modelo agroindustrial de la soya sí es defendido por el oficialismo y por razones muy comprensibles, las que compartimos plenamente. La expansión soyera forma parte del refuerzo de la soberanía alimentaria del país, factor que a toda costa debemos preservar. En eso no hay dudas. Por otra parte, la ampliación de la producción de hojas de coca (muy por encima de lo necesario para satisfacer el llamado ‘consumo tradicional’) preocupa en importantes ámbitos de la comunidad internacional. El impacto de ese aumento de producción será mayor en el futuro inmediato. Recordemos que una nueva ley incrementó el área de los cultivos legales. Sin duda, los ilegales también aumentarán; total, hay demanda de sobra y las cosechas se venden a excelente precio…

Los ambientalistas lamentan que Evo Morales haya incumplido su promesa de proteger la naturaleza. Aun así, el presidente repitió sus consabidos discursos sobre el tema durante el aniversario del Día de la Madre Tierra, celebrado el 22 de abril pasado. Discursos no faltan, sobran, pero la realidad muestra un cuadro diferente. A mayor cantidad de discursos, mayor depredación y más cultivos de hojas de coca. Preocupante en verdad. 

Comentarios