El Deber logo
1 de marzo de 2019, 4:00 AM
1 de marzo de 2019, 4:00 AM

Esta nota circulará el viernes de Carnaval, víspera del desenfreno alegre de las carnestolendas y de todo ese torrente que significa la celebración de una de las fiestas más mestizas y más tradicionales en Bolivia, tanto a nivel urbano como rural.

Mucha tinta ya se gastó en intentar comprender estos días que unen plegarias con coqueteos y cruces con provocaciones o por qué en nuestro país es feriado tan importante y en otros países tan opaco o por qué se da en Oruro, generación tras generación, semejante fiesta tan fastuosa, inimitable. No es mi intención recordar aquellos estudios sociológicos o históricos o los aportes de Nathan Wachtel o de Beatriz Rossels.

Mi inquietud es intentar comprender en qué momento la diversión cruza una línea roja y se convierte en autodestrucción. En qué momento el exceso del exceso termina con una mujer descuartizada, o con unos niños testigos de violencias que marcarán para siempre sus destinos, o con peleas que trazan heridas irreversibles, muertes. ¿Puede haber goce sin desborde?

Probablemente pocos salen a carnavalear pensando en culminar la fiesta pegando a su pareja o rompiendo una botella en la cabeza de su amigo o botado inconsciente en una vereda. Sin embargo, algo pasa, sobre todo entre las formas de ebriedad de los bolivianos que provoca el estropicio.

¿Por qué los bolivianos beben “hasta las últimas consecuencias”? En muchos otros lugares del continente, más alegres y rumberos, el compartir baile y trago no es sinónimo de llanto y quejumbrosos lamentos al final del encuentro. Acá, “el trancazo” es un gravísimo problema social, tanto que no se solucionará con leyes secas o prohibiciones y nos empata con otras sociedades afectadas por el alcoholismo como la inglesa o la rusa.

El ejemplo del caso llamado “manada boliviana” llama la atención, más allá de que los manejos policiales y periodísticos puedan ser cuestionables. El caso pudo pasar desapercibido, aparentemente, si la muchacha no convulsionaba. ¿Quiénes son los responsables? ¿Solo los hombres, la oferta de drogas, los locales de diversión, los moteles compinches?

En más de un ambiente cuentan cómo quedan adolescentes en los famosos garajes carnavaleros, a veces semidesnudas, manoseadas, ultrajadas. Algún taxista las lleva a su casa. ¿Por qué la diversión se convierte en humillación? ¿Cuál es el rol de la propia familia como contención a estos sucesos?

En demasiados informes policiales procedentes de todo el país se conoce que las violaciones, vejaciones y feminicidios ocurren junto a episodios de borracheras. El desorden, el desmadre, es parte de la fiesta, pero por qué el festejo termina tan mal.

Las autoridades que promueven la ley seca indican que quieren evitar el llanto de muchísimas mujeres, hijas, madres, esposas, novias. Otros hablan de falta de educación, de falta de campañas preventivas. También se comenta sobre la decadencia moral por los ejemplos de altos funcionarios públicos embriagados en locales oficiales, promoviendo escándalos, con un discurso machista y degradante.

No existen respuestas fáciles. Hay diagnósticos, no soluciones.

En cualquier caso, sin tropezar en falsos moralismos o en cercar la esencia festiva y provocativa del Carnaval, ojalá que hombres y mujeres intenten un minuto de reflexión antes de salir de la casa a la diversión.

Tags