El Deber logo
27 de octubre de 2017, 4:00 AM
27 de octubre de 2017, 4:00 AM

Si bien el PIB del departamento (producto interno bruto/valor total de los bienes y servicios producidos en un tiempo definido, que es lo que el consumidor final compra) es el más alto del país, con un aporte del 29% al PIB nacional, “el deterioro continuado del panorama económico mundial confronta una región que no logró cerrar sus brechas estructurales de productividad, desigualdad, pobreza, género, territorio y sustentabilidad ambiental” (Cepal/2016); y la capital de Santa Cruz no es una isla, así es que con la caída de los precios internacionales del petróleo ha tenido que ajustar su economía fiscal, diversificar sus fuentes de ingreso, gestionar cooperación para el desarrollo social y económico y encarar para los años 2017-2018 dos proyectos de gran escala: el ordenamiento y la movilidad urbana, que son pilares fundamentales para la planificación de una ciudad inteligente. 

Santa Cruz de la Sierra es la ciudad capital con mayor población del país (cerca de dos millones del total de los tres millones del departamento), la ciudad con mayor migración desde el occidente (más de medio millón, según el INE), y, por supuesto, la urbe con mayor crecimiento poblacional del país.

Según datos del Registro Único para la Administración Tributaria (RUAT), el parque automotor cruceño aumenta 2.800 vehículos al mes. Esta instancia gubernamental, contabilizó en el país 1.688.708 motorizados, ocupando el primer lugar el departamento de Santa Cruz, con 564.146 unidades.  La capital además tiene un flujo diario interprovincial pues es el mayor mercado de productos de la canasta familiar y el mayor generador de fuentes de empleo, además de ser el municipio más equipado respecto a los servicios, salud y universidades, entre otros.

Otro dato fundamental es que, si bien la extensión territorial de todo el departamento es de 370.621 kilómetros cuadrados, más del 60% de la población vive en la capital, en el radio urbano, que tiene una extensión de 38.475 hectáreas. 

Acceso a vivienda propia con planes de hasta 20 bolivianos diarios, servicios, 17 universidades, oportunidades de negocios y empleo, franquicias, centros de recreación, importante infraestructura social y vial han convertido a Santa Cruz de la Sierra en un imán y también en la atracción de miles de multi-informales (asentamientos en espacios de dominio público, evasión de impuestos, avasallamiento, desacato a la ley, etc.). Este fenómeno no es una exclusividad de Bolivia, país que tiene la mayor tasa de empleo de la región. Son más de dos millones los desempleados en Latinoamérica.

¿Logrará Santa Cruz de la Sierra entre 2017 y 2018 trasladar a los venteros ambulantes de los mercados Abasto, La Ramada y Los Pozos, y además el ordenamiento del transporte, todo esto basado en plan multi-integral y transversal?
¿Y cuál será el rol de usted en este gran reto?

Tags