Edición Impresa

Economía, bosques y ecología

Jimmy Ortiz 2/6/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

Lacera el alma, de quienes amamos la naturaleza, ver su destrucción sistemática y continua. Cuánta frustración e impotencia causa ver que esto sucede, sin que nadie haga algo efectivo para detener la inminente catástrofe, que causará un sufrimiento global.

La degradación de los suelos, los mares llenos de plástico, el aire de nuestras ciudades con más hollín que oxígeno, nuestros humedales secándose, los animales prontos a ser vistos solo en zoológicos, la devastación inmisericorde de nuestros bosques, presentan un panorama desolador, que no parece tener remedio.

Para los cruceños; que vivimos en el ecosistema con mayor biodiversidad del planeta, la destrucción de nuestros montes, es la más patética expresión de esta cruda realidad mundial. No estamos pudiendo equilibrar los intereses económicos, y los intereses medioambientales. Nuestro gran desafío es conciliar la economía y la ecología con una mentalidad del tercer milenio, ambas son necesarias. Tenemos que trabajar con la naturaleza, no en contra de ella.

En mi forma de ver, para lograr esta conciliación es necesario que los bosques cumplan una importante función económica, para el Estado y para los productores. Tenemos que conseguir que los bosques rindan dinero, tanto o más que la producción agropecuaria, esta será la conciliación entre la economía y la ecología. El productor tiene que sacar más plata dejando el monte en pie, que derribándolo. En ese mismo instante cambiará el chip de la depredación, por el chip de la conservación, permitiendo un punto de inflexión en los desmontes.

Aunque puede haber muchas formas de materializar este concepto, aquí planteo algunas sugerencias:

0) El respeto al uso mayor de los suelos (PLUS).- Este es un tema innegociable, puesto que representa el uso técnico-científico de la tierra, alejado de cualquier otro tipo de interés.

1) La venta de oxígeno y otros servicios ambientales. - Los países más avanzados; que son los que mayor contaminación generan, tienen que pagar por nuestros bosques. Capítulo aparte merece el hecho que estos mecanismos de compraventa están demasiado burocratizados actualmente. Es necesario buscar formas más expeditas para poder materializarlos positivamente.

2) La explotación sostenible de los bosques, para extracción de madera.- Solamente debiera poderse hacer explotación maderera de bosque certificados. Bolivia fue el líder mundial en bosques tropicales certificados, con 1.899.884.83 ha el 2005 (ANF 07-04-05). Hoy, el populismo ha tirado al tacho todo ese monumental esfuerzo.

3) Promover la explotación sostenible del bosque para la industria alimenticia, farmacéutica, cosmética y otras. - Es necesario investigar más la potencialidad de nuestros montes, a pesar que ya se conocen varias de sus propiedades en este campo.

4) Fomentar la reforestación. - Hay que promover la reforestación a gran escala, comenzando por reconstruir nuestras áreas protegidas, sembradas de coca.

5) Prohibir la quema de bosques. - Es necesario dar a nuestros productores nuevas formas de habilitación de tierras, sin destruir el medioambiente. Hay que adoptar nuevos sistemas de producción para el tercer milenio.

Reconciliar economía, bosques y ecología, es el gran desafío de la humanidad, en ello se juega nuestra supervivencia, sé que lo podemos lograr.



Comentarios