Opinión

Educar para prevenir

El Deber logo
26 de julio de 2017, 4:00 AM
26 de julio de 2017, 4:00 AM

La inclusión de cadena perpetua en la CPE, como lo expresó el vicepresidente García Linera, sería poco efectiva. Está comprobado que los castigos casi nunca han dado los resultados esperados; es más, las violaciones, asesinatos, asaltos, el consumo de drogas y alcohol, etc., van en aumento e incuban males mayores en la sociedad, lo que parece ser ignorado por las autoridades competentes. Hay que educar para prevenir hechos delictivos antes de que estos sucedan. 

Ya lo dijo el defensor del pueblo, David Tezanos: “La sociedad reproduce las prácticas de la violencia”. Y esto será inevitable si no asumimos políticas de prevención con ideas y campañas comunicacionales multimedia modernas, lo que se logra trabajando coordinadamente con instituciones públicas, privadas y comunitarias; en escuelas, colegios, medios de comunicación, iglesias; y con la participación de empresarios, artistas, profesionales, juntas vecinales y clubes de madres. La violencia es asunto de todos y es un cáncer social que no se ha podido curar. 
Los medios de comunicación que no asumen roles educativos y de prevención, con responsabilidad social, reproducen el morbo y propagan factores que inciden en el comportamiento de muchos niños y jóvenes, quienes serán los que luego cometan crímenes y provoquen la furia colectiva que quita la vida y destruye familias. ¡Asesinos medievales!, diría el periodista Roberto Navia. Esta lacra social demanda serios ajustes a la justicia, a los sistemas educativos, a los órganos de gobierno y a la comunidad. 

Me atrevo a comparar la violencia con las más severas pandemias que han devastado pueblos y ciudades enteras. Por eso, el grupo de voluntarios denominado Ciudadanía Inteligente, del que formo parte, ha elaborado un proyecto multimedia de educación para la prevención de la violencia y el delito, con el que pretende coadyuvar en la tarea de lograr un verdadero cambio social, dando preferencia al ‘ser’ con valores y principios, el que a su vez genera el ‘tener’ con honestidad y dignidad, emergiendo desde Santa Cruz para Bolivia y el mundo. 

Tags