OpiniónOPINIÓN

Efecto de la crisis del coronavirus en la educación

23 de abril de 2020, 3:00 AM
23 de abril de 2020, 3:00 AM

Este es el título del informe publicado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación y Cultura (OEI) en marzo pasado. Guarda relación con el cierre de los establecimientos educativos en sus diferentes niveles, como medida de prevención frente a la actual pandemia. 

Según la UNESCO, esta decisión ya afectó a 1,576 millones de estudiantes, en más de 188 países. En Bolivia suman unos 3.8 millones en los tres ciclos educativos. El presente estudio busca responder tres interrogantes: ¿Cuáles pueden ser los efectos de esta medida? ¿Cómo afectaría el abandono educativo? ¿Qué medidas a tomar para reducir este impacto?

1.    Se sabe que la reducción en un 20% del calendario escolar, representa 40 días, es decir, que perdería este equivalente de un curso escolar, a menos que se usen otras alternativas como la recuperación de clases o el uso de las plataformas electrónicas (TICs). “Si las actividades formativas online están bien ajustadas, la metodología y los contenidos son adecuados y el profesorado cuenta con la formación apropiada… entonces el efecto de la cuarentena para quienes tengan acceso a plataformas digitales será nulo”, dice el informe. Además, los llamados “campamentos académicos de verano/invierno”, funcionarían para apoyar a los alumnos rezagados. De otro lado, otras investigaciones llegaron a la conclusión que más de dos meses sin clases, resulta en una disminución del salario entre el 1% (España) y 3% (Argentina), cuando tengan 30 o 40 años estos escolares. Dicho impacto se reduciría a medida que tengan mayor acceso a la formación online y que ella sea capaz de amortiguar parte del efecto del aprendizaje no adquirido. Aquí, una de las claves del éxito es el compromiso de los padres en la mejora educativa de sus hijos y asistencia a adaptarse a la educación a distancia. En ello, claro está, influye la situación económica y laboral de los progenitores, lo que puede crear un desbalance en el uso del internet.

2.    La UNESCO ya alertó sobre el posible incremento del abandono escolar cuando se cierran los centros educativos y además, observó un cambio de comportamiento en los estudiantes. Varios análisis demuestran que cualquier intervención de apoyo en estos casos, puede reducir el abandono hasta un 40%. Aquí, se agregan la falta de acceso al desayuno escolar que afecta a la nutrición de los menores, el alejamiento con otros compañeros puede repercutir negativamente en su aprendizaje y desarrollo, sin olvidar el posible aumento del maltrato infantil en los hogares, debido a una mayor permanencia en sus domicilios.

3. Para disminuir el impacto de esta cuarentena se propone un plan de emergencia para apoyar a los alumnos más afectados por la interrupción de los centros educativo; ello supone una garantía para que los estudiantes no se perjudiquen durante la crisis sanitaria. En esta situación, los Estados cumplen una misión muy importante.

Entre otras medidas gubernamentales planteamos algunas. 1) conseguir de las empresas telefónicas precios preferenciales a estudiantes en el uso del internet; 2) favorecer la entrega de computadoras (Kuaa-Quipus) a escuelas o bien, promover su venta masiva a precios populares; 3) crear programas para capacitar a docentes, estudiantes y padres de familia en el uso de herramientas digitales; 4) normar de manera efectiva y proactiva el buen uso de la educación a distancia en escuelas y universidades; 5) hacer un seguimiento de la repercusión de esta pandemia en la educación, la ciencia y la cultura del país, etc.

Saquemos provecho de esta calamidad que ha impactado el ámbito psico-social, económico, educativo, ambiental y político. Hagamos que también nos contagiemos de conocimiento. Igual que la salud y la economía, la educación debe ser prioridad de cualquier Estado inteligente, resiliente, humano y sostenible en el tiempo.



Tags