Edición Impresa

Efecto Lenín Moreno

José Fernando Suárez S 4/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Lenín Moreno fue elegido presidente de Ecuador en 2017, fue vicepresidente del Gobierno de Rafael Correa, para luego, a pedido del mismo Correa, lanzarse de candidato obteniendo una victoria con el 52% de los votos.

Tras ganar las elecciones y ser presentado como heredero de Correa, prosiguiendo con la propagación del socialismo del siglo XXI, marcó rápidamente cierta distancia con el que antes era su jefe a tal punto de tener enfrentamientos por redes sociales y eliminar acciones que Correa había definido como la elección definitiva o el subsidio a los combustibles.

Recientemente se han desarrollado las elecciones en nuestro país en las que el candidato del Movimiento Al Socialismo puesto por el expresidente obtuvo según el conteo no oficial alrededor del 53% de los votos ganando las elecciones en primera vuelta.

Ya en el ejercicio del poder, tomando en cuenta la popularidad, el porcentaje de votos obtenidos y la popularidad contrastada con la baja popularidad de su exjefe, es muy probable que en nuestro país suceda el efecto Lenín Moreno. Es evidente que el partido político ganador tendrá una fuerte división interna entre los seguidores de los líderes actuales y de los líderes anteriores.

El ser presidente es ejercer poder en su máxima dimensión, dar órdenes, tener un montón de seguidores, tener a su disposición muchas personas, equipos y demás a su disposición; ¿ustedes creen que el que ejerce el poder estará dispuesto a subordinarse a alguien, por más que haya sido su jefe?

Ahora (en mi imaginario), el expresidente le dice al elegido: “Hermanito, estas son las primeras medidas que hay que ejecutar de una vez…” y este responde: “Un ratito… un ratito…acá el elegido soy yo… no te equivoques…”.

“A algunos presidentes se les olvida que dejaron de serlo”, dijo Lenín Moreno, presidente de Ecuador.

El reciente elegido presidente, tendrá muchos desafíos y muchos obstáculos, entre ellos lidiar con su exjefe, a ver si el efecto Lenín Moreno no se traslada a nuestro país.