El Deber logo
7 de marzo de 2024, 4:00 AM
7 de marzo de 2024, 4:00 AM

Por: Jesús Luque, analista económico

Este seis de marzo El Alto cumple  39 años como ciudad, urbe joven y de gente luchadora que no baja la cabeza ante las adversidades, levantándose muy temprano para salir adelante, sin importarles la distancia.

Recordando sus inicios, a fines de los años 70 y principios de los 80, se pensaba como regalo para el día de la madre, un terreno en esa ciudad por su bajo costo, los propietarios ofrecían sus terrenos a grandes facilidades a las instituciones públicas y privadas, donde la mayoría le era indiferente o simplemente lo ignoraba, quienes ahora se arrepienten por no haberlas adquirido.    

Esta ciudad ha crecido tanto que se ha unido con los municipios de Viacha, Laja y Achocalla, donde la gente busca un terreno con el sueño de la casa propia. Hoy es conocida por sus variadas y grandes ferias, como la de la 16 de julio, por su gran tamaño y donde se puede encontrar desde una aguja hasta el guante de Tanos. El espectáculo de las cholitas luchadoras en el multifuncional. La  vista espectacular en el teleférico por la avenida panorámica, donde las construcciones desafían el peligro al filo del barranco. La arquitectura de los  cholets, mostrando diferentes temáticas, ostentosidad  y colorido, de una clase media trabajadora y cultura andina. 

El Alto es claramente una ciudad emprendedora y a pesar de no contar con muchos recursos naturales, le ha hecho frente al futuro con pujanza, desarrollo y crecimiento, en comparación a otras regiones. Esto se puede demostrar en su recaudación tributaria, el 2022 con 383 y el 2023 con 401 millones de bolivianos, con un notable incremento, mostrando así, que es una ciudad que factura, donde hay actividad económica.

Esta cualidad está claramente respaldada por el incremento de los créditos en bolivianos, en el sistema financiero en esta ciudad, con un 99.9% a diciembre del 2023 respecto al 2010, de los cuales 61% son destinados a la industria y manufactura. Los depósitos en la misma moneda y fecha, crecieron en un 97%, recursos que dinamizan la economía de esa ciudad.

El Alto para el 2024, tiene programados 581 millones de bolivianos en inversión pública, de los el 67%  están destinados al sector social: a salud, a los hospitales de los distritos 7 y 8, a saneamiento básico en el tratamiento de residuos sólidos, agua potable y alcantarillado, a la construcción de aulas para las escuelas  y al mejoramiento de la urbe, con pavimento y enlosetados, programas que van en mejora de los alteños.    

El Alto ya no es esa ciudad de calles de tierra y casas de adobe, a la cual solo se podía llegar en aquel recordado transporte ENTA o los Especiales que partían de la Plaza Alonzo de Mendoza. Hoy es conocido por su rebeldía y su férrea defensa de la democracia y los recursos naturales y el grito “El Alto de Pie, nunca de rodillas”, con el cual fueron protagonismo en la guerra del gas, que cambió la historia democrática de nuestro país.

Tags