Opinión

El color del hambre

El Deber logo
27 de agosto de 2018, 4:00 AM
27 de agosto de 2018, 4:00 AM

Tal como el Mercado y el dinero pierden nacionalidad, el hambre y la sed también se descargan de sus colores. La izquierda, la derecha y el centro de ambas hacen gala de su absoluta y total falta de acuerdos nacionales y así mandan al destierro a sus correligionarios.

Los migrantes salen, ya sean por hambre, mejoras de vida o simplemente por acabar con los horrores e inseguridades que causan las luchas internas o guerras civiles.

Ahora, en el centro mismo de nuestro corazón, vemos cómo inmigrantes de Venezuela, cruzan fronteras, caminan países y se quieren asentar allá donde sus pies agotados no los dejen seguir mas.

¿Son de derecha? ¿Son de izquierda? ¿Son del centro del espectro político? ¿Son extremistas? ¿Son un peligro para la seguridad nacional?¿Son hordas que contienen es sus raíces el deseo profundo de hacer caer gobiernos?

La única respuesta válida es que son seres humanos buscando seguridad, buscando pan fresco y papel higiénico. El resto son conjeturas que nuestra miopía no nos permite ver.

Apoyar al desvalido, darle cobijo al sin techo y amor al samaritano, son premisas únicas y solamente ellas valen.

El resto, y si tus respuestas han sido afirmativas, así sea solo una, debes, urgentemente, mirarte en el espejo y verte reflejado como un extraño extraterrestre y no como un amante de la vida.

Acaban de empezar campañas para apoyar a los recién llegados, si no podemos darles nada, démosles un abrazo que eso también es reconocerlos como hermanos y hermanas.

Tags