Opinión

El destino político nacional

Escucha esta nota aquí

Las Elecciones Generales 2020 son las más inéditas que el país ha enfrentado y, de paso, la que mayor problema ha ocasionado, las cuales se desarrollarían de manera conjunta a la pandemia del COVID-19, reuniendo aspectos que nunca se vieron.

En 1985 hubo un aproximado del 20% de votantes que se abstuvieron de sufragar como señal de protesta ante la hiperinflación que azotaba; en estas elecciones, la probabilidad de empatar dicho porcentaje es latente, por miedo al contagio.

Evo Morales gobernó con 2/3 del Órgano Legislativo; estas elecciones pueden mostrar madurez ciudadana, al no querer entregar ese porcentaje a una sola fuerza política, lo que generaría negociaciones o, en su defecto, inestabilidad gubernamental.

El voto extranjero estará afectado por las restricciones establecidas en esos países debido a la pandemia. En 2009 representó el 2.63% de la votación general; en 2014 fue de 160.040 válidos (3.19%), y en las anuladas de 2019 el 3.29% (201.629 válidos).

Además del binomio Presidente-Vicepresidente, se elegirán 36 senadores con sus respectivos suplentes (cuatro por departamento), 63 uninominales (igual número de suplentes), siete (titulares y suplentes) de las Circunscripciones Especiales Indígenas, 60 plurinominales (igual cantidad de alternos), es decir, 130 diputados, y nueve supraestatales (titulares y alternos). La segunda vuelta únicamente es para el binomio, el cual llegará con un Legislativo ya conformado. Tómese en cuenta que el padrón electoral de la primera vuelta, será el mismo para la segunda.

El aspecto final es que quien gane, será el Gobierno del Bicentenario Nacional, el cual encabezara los históricos actos de 2025, oportunidad que servirá para el análisis de los 200 años de vida, salvo que se dé el peor de los escenarios, donde el gobierno elegido en 2020 sea débil y llame a elecciones anticipadas.

Comentarios