Edición Impresa

El escenario municipal

Escucha esta nota aquí

Dentro del periodo democrático, en 1985 se realizan comicios municipales conjuntamente con las Elecciones Generales; estas tuvieron mayor relevancia, además que solamente existía la papeleta presidencial.

Desde 1987 se efectuaron elecciones locales independientes; en principio, la gestión era dos años, y no existía diferencia entre alcalde/concejal, y las negociaciones para el máximo cargo ejecutivo eran fuertes, generándose inestabilidad: el propio Concejo era quien lo designaba, puesto que el ganador en las urnas no siempre obtenía el 51%.

En 1995 se eligieron autoridades para cuatro años; desde 1999 son cinco años. Hubo ampliaciones de mandato en 2010 por disposición expresa de la CPE, y en 2021 por la pandemia del Covid-19.

Con la actual CPE, el alcalde es elegido hasta con un voto de ventaja, y aparte son los concejales, por lo que en la papeleta municipal existen dos franjas. Si bien los concejales van en plancha, su número depende de la población del municipio, es decir, once, nueve, siete o cinco; once curules tienen las ciudades capitales, además de El Alto, Viacha, Sacaba, Quillacollo, Yacuiba, La Guardia, Montero, Warnes y Riberalta.

Desde 2004 ingresan en escena las agrupaciones ciudadanas y pueblos indígenas para disputarle el poder municipal a los partidos, quienes, hasta ese año, eran dueños absolutos de los espacios, reconfigurándose el panorama por lo siguiente: a) El perfil y arrastre del candidato municipal, b) Propuesta; c) La estructura de la organización política. Con todo esto, ya no había primacía del voto partidario como consigna, y los partidos pierden poder; a la fecha, pocas son las ciudades que apoyan a partidos (El Alto, Sacaba, Montero, entre algunas), donde las agrupaciones ciudadanas no logran el poder. Mientras que Santa Cruz de la Sierra, desde 2004, no ve victoria de partidos, la ciudad de La Paz, en 2015, recién apoya a una agrupación ciudadana.

El MAS-IPSP es el único partido político con presencia nacional, y rival de peso en cualquier escenario, incluyendo el local, donde tiene una particularidad: en 2010 se hizo de la Alcaldía y 100% del Concejo en 22 municipios al ser el único participante (uno en Chuquisaca, cuatro paceños, cinco en Cochabamba, siete orureños, cinco en Potosí), cifra que aumentó a treinta en 2015 (cuatro en La Paz, ocho en Cochabamba, diez orureños, cuatro potosinos, uno en Tarija y tres en Beni).

La Ley N.º 1551 de Participación Popular (1994) dispuso que las secciones de provincia sean gobiernos municipales, que administren sus propios recursos económicos, y se descentraliza el poder. Luego, la Ley N.º 031 de Autonomías y Descentralización “Andrés Ibáñez” (2010) regula el régimen de autonomías de acuerdo al art. 271 de la CPE, sobre Cartas Orgánicas, transferencia y delegación competencial, régimen económico financiero, y la coordinación entre nivel central y las entidades territoriales descentralizadas y autónomas. Asimismo, la Ley N.º 482 de 2014 es la Ley de Gobiernos Autónomos Municipales, la cual regula su accionar.

En 1995 se tenía 311 municipios, de los cuales el MNR venció en 120, seguido por el Movimiento Bolivia Libre (MBL) con 47. La caída del sistema tradicional de partidos influyó en lo local, quedando el MAS-IPSP como partido primario: de 337 municipios en 2010, tuvo 228, y en 2015, de 339 comunas, MAS-IPSP consiguió 227.



Comentarios