Edición Impresa

El monumental fraude electoral

Renzo Abruzzese 9/2/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

En horas de la mañana momentos antes de iniciarse las elecciones, el ciudadano Brayan Arturo Uriona que radicaba en la ciudad Bérgamo, Italia, encontró que su papeleta ya estaba marcada a favor de Evo Morales. En La Paz, Amalia Pando descubría que en una mesa del barrio de Irpavi de La Paz, habían 250 electores registrados, pero 300 votos emitidos, todos a favor de Evo. 

El mismo día, 20 de octubre, cerca de las 11 de la noche en Potosí un grupo de ciudadanos observo que se depositaban cientos de maletas electoras en un domicilio particular, alarmados decidieron ingresar y encontraron la documentación apilada en todos los ambientes de la casa. Se trataba de cientos de cajas con las papeletas, actas y todos los documentos electorales exigidos por el TSE. 

Lo que había sucedido es que las verdaderas maletas electoras pasaron clandestinamente a ese domicilio y las maletas falsas con actas y votos emitidos llegaban al Tribual Departamental de Potosí. Elías Isla, vocal de confianza del MAS explico que la casa había sido alquilada para depositar “material sobrante”. Curiosamente ese material sobrante tenia todas las actas y todas las papeletas marcadas por ciudadanos que confiadamente fueron a emitir su voto, excepto que, esta vez las papeletas siempre le daban la ventaja a Morales.

Casi en todas las ciudades empezaron a encontrarse depósitos del material electoral. En la calle Landaeta de la ciudad de La Paz, los ciudadanos, para su enorme sorpresa, encontraron decenas de maletas electoras abandonadas en la vereda, al revisar de que se trataba encontraron lo mismo; papeletas y actas de varias mesas en que los ciudadanos votaron. También habían sido desechadas y sustituidas por maletas elaboradas por el MAS.

En la calle Panamá en La Paz, un grupo de ciudadanos se percato que de una vivienda particular se sacaban maletas y se las despachaba. Las indagaciones de los vecinos establecieron que se dirigían al TED y que correspondían a una circunscripción de El Alto, seguramente las maletas reales que se estaban sustituyendo fraudulentamente terminaron en alguna vivienda o deposito clandestino del MAS.

Para entonces en las redes sociales se denunciaban centenares de irregularidades, unas documentadas, vía video o fotografía, otras meramente literales, el hecho es que ya no quedaba duda de que el MAS había montado un fraude monumental como lo calificaría Comunidad Ciudadana.

En la noche de la jornada electoral, con lágrimas en los ojos la presidenta del TES, Choque, protestaba por dudar de la honorabilidad del Tribunal y presentaba los 83.76% del escrutinio, 43.9% para Evo Morales y 39.4 para Carlos Mesa, por la diferencia la segunda vuelta en que tenía asegurado el triunfo Mesa estaba asegurada. El TSE suspende las transmisiones de los resultados el famosos TREP. Pero 23 horas después se reinicia las transmisiones, pero esta vez los resultados se habían alterado, Evo tenía 46.86 y Mesa 36.73. Ya no había segunda vuelta y Evo era presidente. Para entonces ya se había descubierto que 2 servidores externos, clandestinos manejaban las cifras que luego eran transmitidas al Tribunal. Había una sala de cómputo ilegal y fraudulenta.

Protegidos con los Ponchos Rojos que Evo mando decidió que el evento “multitudinario” se programó para festejar su triunfo se realizara no en la Plaza Murillo, sino, en el vestíbulo del Palacio Quemado. Las multitudes ya se habían convencido del fraude y no llegaron nunca. Luego se supo que fue Lidia Iriarte, vocal del TSE la que ordenó la suspensión.

El acontecimiento enfureció a la ciudadanía y de ahí el adelante la protesta ciudadana tomo las calles, marchas, mítines, cabildos, y finalmente paros generalizados sacudieron el país. Se ha estimado que las protestas movilizaron más de 4,5 millones de bolivianos. La ambición sin limites de Evo Morales selló su suerte. El día que Evo Morales abandona La Paz para luego fugar a México, aproximadamente 3 millones de ciudadanos estaban bloqueando las calles.

La pregunta que emerge de forma natural es: ¿dónde estuvo el golpe que el MAS pretende instalar en el imaginario colectivo? Si hubo tal golpe habría sido el golpe más suigéneris de la historia, un gobierno golpista con un parlamento en manos de los golpistas que, además, aceptan en sesión ordinaria la renuncia de supuesto presidente golpeado y además, firman todos haciendo gala de una falsa vocación democrática una convocatoria a elecciones luego de la que reconocen la legitimidad y legalidad de la presidencia de Áñez. ¿Dónde está el golpe?

Se añade a esto que, si Añez fue producto de un golpe ilegitimo, la victoria de Arce es también ilegitima pues todos los actos de un gobierno de facto son nulos de pleno derecho, lo que supondría que el gobierno de Arce es también nulo, ilegitimo e ilegal. ¿Dónde está el golpe?



Comentarios