Edición Impresa

OPINIÓN

El poder ciudadano

Williams Herrera Áñez 11/10/2019 03:00

Escucha esta nota aquí

El Cabildo al pie del Cristo Redentor ha superado todas las expectativas ciudadanas no solo porque rebasó el millón de asistentes sino también porque se convirtió en la tribuna para el lanzamiento de la lucha por conseguir el sistema federal y avanzar en la transformación del Estado boliviano. El Comité Cívico y la institucionalidad cruceña, en efecto, hicieron gala de su poder de convocatoria, legítima, democrática y constitucional.

A diferencia de las concentraciones pagadas con los recursos de los bolivianos, los cabildos cruceños siempre han sido actos masivos y voluntarios. Esta vez ha tenido como epicentro la defensa de los principios democráticos, el medio ambiente y expresar la indignación del pueblo ante los abusos de poder del gobierno de Evo Morales.

A lo largo de su historia, la dirigencia cívica cruceña ha sabido canalizar el sentimiento de exclusión regional, la defensa de la “cruceñidad” y sobre todo la propagación de la identidad cruceña y todas sus manifestaciones culturales.

 El Comité Cívico nació para convertirse, primero, en el “Gobierno Moral de los Cruceños”, y en el estandarte y emblema de poder regional simbólico que ha obtenido regalías, elección de gobernadores, autonomía y ahora busca el federalismo.

En Santa Cruz floreció la “revolución del patujú”, como se denominó al movimiento autonomista, y que siempre tuvo en alto la unidad e integridad del país, aunque el centralismo andino intentó mostrarlo como secesionista o separatista. Esta acusación no es nueva ni exclusiva del gobierno de Morales, por cuanto en el siglo pasado los cruceños varias veces igual hemos sufrido este tipo de descalificaciones y despropósitos políticos.

La vocación integracionista de los cruceños siempre se ha puesto de manifiesto.

Tal el caso por ejemplo del Memorándum de 1904, presentado por la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz al Congreso de Bolivia, que en una de sus partes decía: “Pedimos ferrocarril, porque tenemos derecho a pedirlo, no para beneficio del Oriente sino para el bienestar general de la República; porque nuestra conciencia y buena fe nos obliga a demostrar la verdad, descorriendo el velo provincialista que cubre los ojos de nuestros compatriotas del Occidente…”

En pleno siglo XXI, Rubén Costas, advertía que el movimiento por las autonomías no era regionalista ni separatista, y como prueba de su convicción, proponía cambiar aquel eslogan de “bolivianizar el oriente” por el de “orientizar Bolivia”, y que había llegado la hora de gobernarnos a nosotros mismos, y de elegir en forma directa y democrática a las autoridades departamentales.

Por cierto, en contra del proyecto hegemónico del MAS, comenzó haciendo “autonomía al andar” y fue uno de los primeros que transformó legalmente la Prefectura en Gobernación.

Sin embargo, continúa la sistemática confrontación entre el modelo socialista e indigenista del gobierno versus el régimen autonómico y liberal que defiende Santa Cruz y todo el oriente boliviano, donde se afianzó el principal polo económico del país, sobre la base de una economía agro-ganadera y de explotación de los hidrocarburos, sobre una base poblacional mayoritaria blanca-mestiza que, a la vez, se encuentra relegada del poder político central paceño.

Lo evidente es que existe un Estado, que busca conservar intacta la organización “colonial, centralista y presidencialista” del Ejecutivo, donde la figura del presidente encarna el poder total. 

Aquí no existe el imperio de la Constitución ni del Estado Constitucional de Derecho sino la voluntad del gobernante de turno (Evo se confiesa. “yo le meto nomás aunque sea ilegal y después que arreglen los abogados”).

En todo caso, el mayor desafío será buscar cómo liquidar el viejo Estado centralista, paquidérmico y corrupto, que no termina de morir, y cómo avanzar en la configuración del nuevo Estado moderno, eficiente del siglo XXI, completamente autónomo o Federal, al servicio del ciudadano que se viene gestando desde Santa Cruz a punta de cabildos.