Edición Impresa

El pollo chavista

Escucha esta nota aquí

Mientras el mundo mira con angustia al mar de la China y la posibilidad de una guerra nuclear, Sudamérica vive una pesadilla del tamaño de su triste realidad: la captura de un narcotraficante venezolano en España y su posible extradición a Estados Unidos.

Se ha conformado una nueva OTAN para enfrentar el desafío chino, con Estados Unidos, el Reino Unido y Australia, pero aquí, en nuestra pobre región, sólo se piensa en lo que vaya a decir el “Pollo” Carvajal sobre el Cártel de los Soles, la mayor hazaña empresarial de la narco-alianza.

El mundo se estremece ante el peligro de una conflagración, pero los payasos que manejan las narco-tiranías de nuestra región sólo buscan protegerse y encontrar escondites para cuando las papas quemen y sus negocios estén en peligro.

El presidente Emmanuel Macrón ha dicho que Estados Unidos le ha clavado un puñal en la espalda a Francia al haberla excluido de la alianza frente a China, pero mientras tanto el presidente de Bolivia se empeña en poner todo su esfuerzo para dar una nueva batalla contra la OEA por aquello del fraude de 2019, porque lo considera de vida o muerte.

Con el espectáculo que están dando los derrotados peronistas en Argentina, los desaciertos del duende peruano, el panorama latinoamericano muestra su rostro trágico con al detalle que ofreció la ONU sobre las atrocidades que comete Nicolás Maduro contra su pueblo.

Los chinos mandan aviones de guerra hacia Taiwán, cuando Pedro Sánchez, presidente del gobierno de España, saca ventaja de la crisis y opta por aplazar la extradición del Pollo, porque sabe que cuando éste cacaree saldrán a luz las conexiones de PSOE y Podemos con la narco-alianza de “Hispanoamérica”.

Ajeno a lo que ocurre en el mar de la China, el “Pollo” muestra su pericia dando a Sánchez un pretexto para aplazar la extradición: ha ofrecido revelar a la justicia española detalles de las conexiones entre as FARC y la banda criminal ETA.

De esa manera, el fundador del Cártel de los Soles y jefe de contrainteligencia de Hugo Chávez durante siete años le da tiempo a la KGB de Vladimir Putín para evitar la extradición, incluso llevándoselo en una operación comando.

Pero nuestra región sigue ocupada con sus vergonzosos temas, temas de narcos. Y nuestro país, regido por el jefe cocalero.

Humberto Vacaflor  / Recuerdos del Presente

Comentarios