Escucha esta nota aquí


El presidente Luis Arce posesionó ayer a su primer gabinete, compuesto por 16 ministros, tres de ellas mujeres, y en las próximas horas aprobará una nueva norma para cambiar la estructura del ejecutivo que heredó del Gobierno saliente para, entre otras cosas, reponer el Ministerio de Culturas..

Se trata de un gabinete de rostros nuevos en los ministerios, pero en el campo político varios de ellos tienen diversas experiencias.

La ministra de la Presidencia, Marianela Prada, es la primera mujer en ocupar esa cartera; antes fue jefa de gabinete de Luis Arce cuando éste era ministro de Economía y es reconocida porque estuvo vinculada al Movimiento al Socialismo desde el año 2005.

Edmundo Novillo, ministro de Defensa, fue gobernador de Cochabamba y presidente de la Cámara de Diputados muy próximo a Morales y a Álvaro García Linera.

Iván Lima, ministro de Justicia, también cercano a Morales, es conocido por su participación como abogado y ex magistrado liquidador de la antigua Corte Suprema de Justicia que pasó a llamarse Tribunal Supremo de Justicia.

Carlos Eduardo del Castillo del Carpio es el nuevo ministro de Gobierno, y ocupó la función de oficial mayor del Senado en 2019, durante la presidencia de Adriana Salvatierra en esa cámara del Poder Legislativo.

Rogelio Mayta, ministro de Relaciones Exteriores, fue abogado defensor de las víctimas de la llamada masacre de octubre de 2003 e impulsor del juicio contra el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada en Estados Unidos.

Adrián Quellca, ministro de Educación, fue director de la Escuela Normal Simón Bolívar; Edgar Pozo, ministro de Salud, fue director del Instituto Nacional del Tórax.

En una primera mirada superficial al equipo que acompañará a Luis Arce en la primera etapa de su gestión, se puede percibir un equipo relativamente nuevo, con personalidades de confianza del nuevo mandatario, como no puede ser de otra manera, pero también del ex presidente Morales.

En su discurso de posesión, el presidente anunció que el suyo será un ‘Gobierno sumamente austero’ y pidió a sus ministros preparar de inmediato informes para determinar el estado en que reciben los despachos.

Una vez más, Arce volvió a manifestar su preocupación por el estado de la economía del país y también una vez más arremetió contra el gobierno de Jeanine Áñez, como ya lo ha venido haciendo en los últimos días.

En ese sentido dijo que en estas primeras horas se están verificando los problemas y falencias que deben encarar y se quejó que la comisión de transición del anterior Gobierno no fue tal porque, en sus palabras, dejó simplemente ‘un reporte donde nuestra comisión recibía un informe positivo de lo que había ocurrido, y otra cosa es lo que estamos encontrando’.

Pocos minutos después de la posesión de las nuevas autoridades, una manifestación de ciudadanos de El Alto protestó en plaza Murillo de La Paz exigiendo las carteras de Obras Públicas, Educación y Salud con el argumento de que esa ciudad le dio medio millón de votos al MAS en las últimas elecciones, y por tanto les correspondería tres ministerios. 

Se trata de la primera presión que tendrá que atender el Gobierno de Arce en el inicio de su gestión por una demanda muy característica de grupos que esperan tener cuotas de poder en un Gobierno nuevo.