El Deber logo
23 de noviembre de 2018, 4:00 AM
23 de noviembre de 2018, 4:00 AM

La parte uno de este artículo se publicó en abril de 2008, es decir hace 10 años. Veamos: dicen que los partidos de rebalse del Tahuichi Aguilera los van a realizar en el Estadio de Atletismo de la Villa Olímpica, tal como se explicó en el anterior artículo denominado “Atletismo Bajo Ataque”. Claro, modificando el proyecto original, van a construir la cancha de fútbol, instalar la iluminación, colocar baños y otras obras menores. Para este fin, los ‘ayatolas’ del deporte cruceño y los miembros de la Asociación de Atletismo firmarán un convenio que esperamos diga y asegure a los atletas una buena acción.

Pero independiente de eso y aunque algunas personas han entendido que este columnista no le gusta el fútbol, muy por el contrario, es un asiduo futbolero. Voy al estadio cuando juega mi equipo y cuando no juega también. Me gusta el fútbol y especialmente me gusta mi estadio. Pero ¿alguien recuerda ¿desde cuándo no funciona el tablero electrónico del estadio Tahuichi Aguilera? Respuesta: desde el año 1994 que se fregó y nadie lo arregló.

Este debe ser el único estadio del mundo donde el que llega tarde no sabe dónde enterarse del resultado y del tiempo de los partidos, simplemente porque el tablero que existe está de adorno y representa a lo más grande de la inoperancia de sus administradores. Tenemos el récord mundial de la presencia de un tablero que no funciona, es un monumento a la vergüenza deportiva. Y lo hemos dejado y la prensa no ha criticado y los clubes se han callado y todos lo hemos ‘alcahueteado’. ¿Y los baños? ¿Y las casetas de los periodistas? ¿Y los ascensores? ¿Y todas las cochineras que lo circundan? Así es. Así nos duele. Así nos avergüenza.

Por eso resulta difícil entender y escudriñar los caprichos que existen en la construcción de esta cancha de fútbol en el estadio de Atletismo y lastima cuando los funcionarios de la Gobernación señalan que el atletismo cruceño no es rentable y por eso van a construir una cancha de fútbol. Y ¿acaso el Tahuichi es rentable? Y si fuera, ¿por qué no le cambian el tablero electrónico?

Para responder a semejante agresión se le preguntó al presidente del atletismo cruceño a cuántos atletas se beneficiaba y esta fue la información: categoría U8, 150 niños; categoría U10, 150 niños; categoría U12, 150 niños; Categoría U14, 150 niños; Categoría U16, 150 niños; Categoría U18, 200 atletas; Categoría U20, 150 atletas; Categoría U23, 100 atletas; Categoría Mayores, 100 atletas; Categoría Máster, 200 atletas, colegios que realizan sus campeonatos, servicios internos, total 2.000 estudiantes; juegos plurinacionales primaria y secundaria, 5.000 estudiantes. Esto nos lleva a una suma superior a los 8.000 atletas.

El mismo presidente de atletismo informó que haciendo un balance de las medallas y campeones que tiene Santa Cruz y que nos llenan de orgullo tenemos: Santa cruz es campeón de la copa Bolivia por 4 años consecutivos. Tenemos 200 campeones nacionales, 40 recordistas nacionales y 50 atletas que formaron parte del equipo Bolivia en sus diferentes categorías. Tenemos dos medallas de plata en juegos Sudamericanos. Una medalla de plata en el Iberoamericano y, finalmente, 3 medallas de oro, 4 de plata y 5 de bronce en los Grand Prix Sudamericanos. Por eso debemos preguntarnos ¿es necesario construir una cancha de fútbol en un estadio de atletismo cuando el principal, es decir el Tahuichi, no tiene siquiera el tablero electrónico funcionando?

Tags