Opinión

El Tipnis, otra vez

El Deber logo
5 de agosto de 2017, 4:00 AM
5 de agosto de 2017, 4:00 AM

El Gobierno nacional está avanzando, nuevamente, en su propósito de construir una carretera a través de la reserva del Tipnis (Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure), a pesar de que hace cuatro años se produjo una fuerte resistencia de parte de los habitantes de la zona y de la opinión pública nacional.

Las cosas se calmaron después de que en septiembre de 2013 se produjera un lamentable espectáculo en que los indígenas que protestaban contra el proyecto y marchaban hacia La Paz fueron salvajemente castigados y maltratados en la zona de Chaparina por una operación policial que avergonzó al país.

El ministro de Gobierno de aquel momento, Sacha Llorenti, fue designado luego embajador de Bolivia en las Naciones Unidas, con lo que todo el caso parecía haber sido olvidado y archivado después de que en el Parlamento no progresó una iniciativa de censura.

Pero el proyecto de esa carretera tuvo incluso repercusiones internacionales. Ese mismo año, el político brasileño José Serra, que participaba en las elecciones de su país como candidato a la presidencia, calificó al proyecto carretero como “a rodovía da cocaína”, según informó en esa ocasión la revista Veja.

Ahora, cuando el Gobierno ha decidido relanzar el proyecto en un acelerado proceso que comenzó por eliminar el carácter de intangible que tenía ese territorio por su condición de Parque Nacional, vuelven a escucharse alusiones a la coca y la droga de parte de dirigentes de la oposición parlamentaria. La sospecha de opositores, como el senador Oscar Ortiz, es que el proyecto reflejaría la intención del Gobierno de dotar a los cocaleros de Chapare de una nueva zona de expansión de sus actividades vinculadas con el cultivo de la hoja de coca.

Durante el intenso debate anterior se llegó a establecer que la carretera tendría que atravesar por el corazón del Tipnis, lo que causaría daños muy grandes al parque y a sus zonas de influencia.

El Gobierno nacional, que ha condenado la actitud de Estados Unidos de abandonar los esfuerzos mundiales contra el calentamiento global, tendría que meditar mejor sobre este proyecto para no pecar de incoherencia, pero también para mostrar que su prédica internacional a favor del medio ambiente forma parte de su política dentro del país. 

Tags