Opinión

El último género literario

El Deber logo
10 de julio de 2017, 6:30 AM
10 de julio de 2017, 6:30 AM

Según Rony Vásquez Guevara, escritor peruano, que dirige la revista Plesiosaurio, una de las mejores especializadas en microcuento, afirma en su libro El último dinosaurio vivo que “la minificción es el último género literario narrativo (…) Su característica principal es la extrema brevedad. El pacto de lectura difiere de otras modalidades textuales, pues mientras en algunos textos una gran cantidad de páginas refieren un minúsculo universo literario, en la minificción unas cuantas palabras narran múltiples historias”.

El autor peruano tiene razón, ya que según el experto Lauro Zavala “la fuerza de evocación que tienen los minitextos está ligada a su naturaleza propiamente artística, apoyada a su vez en dos elementos esenciales: la ambigüedad semántica y la intertextualidad literaria o extraliteraria”. El minicuento contemporáneo echa mano de todo lo que puede. Aprovecha las leyendas, los mitos, los clásicos de la literatura, del teatro, del cine, la religión, todo le sirve para comprometer al lector en una lectura intertextual. Incluso el título es parte substancial del texto, llegando a redondear la historia contada. En el microcuento no interesa tanto lo que se escribe como lo que no se escribe, importa mucho más lo que se deja de decir, lo que se sugiere, porque allí está el verdadero universo narrativo. 

El título del libro de Vásquez es un homenaje al microcuento de Augusto Monterroso, que popularizó este género. Muchos escritores de reconocido talento como Juan José Arreola, René Avilés Fabila, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Cristina Peri Rossi, Eduardo Galeano, Luisa Valenzuela y otros los han escrito. En su libro Vásquez escribe algunos certeros microcuentos, para muestra un botón: “El narrador de cuentos ingresa en su novela para capturar y desterrar a sus personajes. Los noticieros anuncian su extraña desaparición”. 

Vásquez también se refiere a los tuits: “Esta modalidad de tuits son los que se emparentan con la minificción, pues comparten sus características básicas: brevedad, narratividad y literariedad. Por ello, cuando leemos un tuit narrativo (que cuenta algo) que manifiesta cierto trabajo estético y/o ficticio (literariedad), nos encontramos ante una minificción escrita en Twitter. En consecuencia, más allá de una nueva modalidad textual o género literario, la “tuiteratura” es un fenómeno literario en una plataforma digital (red social)”. Sin duda alguna las redes han fortalecido la microficción. 

Tags