Opinión

El Urubó auténtico

El Deber logo
15 de octubre de 2017, 7:00 AM
15 de octubre de 2017, 7:00 AM
El radio urbano del pueblo de Colinas del Urubó tiene una superficie aproximada de 10.000 ha, poco más del 10% de la superficie total del municipio de Porongo. Este radio urbano tiene una muy precisa delimitación geográfica, debidamente aprobada por el municipio y homologada por una ley nacional.

En 1999 fue aprobado por el municipio de Porongo el Plan de Ordenamiento Urbano del pueblo de Colinas del Urubó (POU) y hasta hoy, es el documento vigente que determina la normativa para el desarrollo urbano general de la zona. El POU fue elaborado a través de un convenio especial gracias a una iniciativa privada y, en su concepción original, tiene un claro objetivo: el cuidado y la preservación del medioambiente y los recursos naturales. Establece, entre otros aspectos, un porcentaje menor de área para uso residencial en el predio a urbanizar, lotes de tamaño medio y grande, un índice de ocupación especialmente bajo en la construcción de viviendas, mayores retiros, etc.

Hago este recuento de los antecedentes para destacar que los desarrolladores pioneros y el Gobierno Municipal de aquel entonces, estuvieron conscientes y comprometidos con ese concepto de desarrollo, de sustentabilidad ecológica, a través de la preservación del medio y los recursos naturales.

Corresponde rescatar esos principios fundamentales y revisar y aprobar adecuadamente la nueva planificación urbana de esta parte del territorio municipal de Porongo, que se constituye en el área natural de expansión urbana de la capital cruceña por su proximidad a la misma.

También es menester identificar y publicar con precisión geográfica esta importante zona y evitar la acción de empresas y personas inescrupulosas que hacen uso arbitrario del nombre del Urubó, produciendo una publicidad engañosa que debe ser advertida por el Ministerio de Justicia. 

Esta situación anómala debería movilizar a todos, desarrolladores y vecinos, que han apostado a invertir en esta zona y que ahora ven afectadas seriamente sus inversiones por esta mala práctica, Además, se encuentran erróneamente confundidos con otras actividades que afectan al medioambiente sin ningún control y que sirve de pretexto a ciertos movimientos para inviabilizar obras urgentes de interconexión vial entre los municipios de Porongo y Santa Cruz de la Sierra.

 
Tags