Edición Impresa

“El valioso cash post-covid”

Gabriel Alpiry 13/9/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

¿De dónde consigo el efectivo? ¿Cuándo pagarán mis deudores? ¿Cuánto tiempo me esperarán los proveedores?

A grandes crisis, decisiones contundentes.

Esta frase ha sido el puntal en todo cambio en la historia de la humanidad, y no es distinto ni diferente en la actualidad. Si se repasan las crisis anteriores, en cada una de ellas nos hemos recuperado en un menor tiempo que la anterior con un gran cambio significativo. Pero en la actual, tal vez ha sido la más contundente del último siglo, debido a un mundo más globalizado e interconectado.

Es por eso que analizaremos las fortalezas y oportunidades del mundo financiero a corto plazo en base a soluciones sostenibles.

Después de la salud, la gran amenaza de esta situación es la falta de liquidez y una posible quiebra de los negocios pequeños y medianos, que al fin y al cabo son los que más aportan en una economía con tenues formalidades. 

Es por ello que hasta el momento muchas empresas ya han desaparecido del mercado y las sobrevivientes son las que agotaron sus colchones financieros y tal vez innovaron en algún sentido, pero aún (y me arriesgo a recalcar) muy pocos tiene un panorama claro y optimista por lo nuevo que se avecina.

Entendiendo que el efectivo es un insumo a corto plazo y su captación está siendo cada vez más difícil, es que se proponen las siguientes estrategias y acciones que apunten a la eficacia financiera:

Como no sobrevivirá algún emprendimiento que no se adapte a la circunstancia, es que se tendrá que sostener de la innovación, y no solo en productos o servicios, sino también en las formas de cobros y pagos como ser la actualización digital y tecnológica.

Evitar la mora o el incremento de la previsión de cuentas incobrables y, en el peor de los casos, el castigo de las cuentas por cobrar que solo te generaría un aumento del gasto y por ende una disminución mayor en tu utilidad, es que se puede estudiar la posibilidad de canjes e intercambios de servicios, con el fin de evitar el deterioro de las relaciones comerciales ya conquistadas.

Evaluar de manera constante los retrasos de cobranza en base a las rotaciones de cuentas por cobrar implementando nuevas estrategias de cobranzas como ser los descuentos por pronto pago, avisos o promociones por cumplimientos.

Medir constantemente el equilibrio entre las decisiones financieras operativas y las comerciales. No se podría consumir sin antes cobrar (gestión de rotaciones)

En una perspectiva a corto plazo, no es menester la revisión y control del balance general y el estado de resultado, tanto como tener una buena planificación financiera y un flujo de efectivo, la previsión de los mismos te dará luces sobre los posibles cambios en compromisos futuros.

El análisis de solvencia le indicará la posibilidad de un óptimo apalancamiento Financiero externo.

Es posible que se vea un aumento de negocios entorno a las deudas. No será raro ver que las entidades financieras estén atentas a la compras de las mismas. Oportunidad para un refinanciamiento o de asumir un menor costo financiero.

Estudiar el mercado de costos financieros permanentemente (tasas, descuentos, bonificaciones, precios, plazos, estrategias, etc.) con el fin de modelar a la propia empresa.

Maximizar la rentabilidad del efectivo en la rotación de inventarios.

Revisión de Activos inmovilizados, como así también redefinir la rentabilidad de los Activos Fijos. (Ej. Mayor uso de vehículos para entregas a domicilio y menor uso de enseres)

Reestudio de Gastos Operativos asumidos, minimizando su erogación a lo estrictamente necesario.

Tener un enfoque de las Finanzas Conductuales te ayudará a anticipar las decisiones y comportamientos de los consumidores y de tu sector empresarial.

Buscar alianzas estratégicas. Recuerda que en este momento todo empresario está abierto a toda posibilidad de crecimiento en conjunto.

Redireccionar tu producto o servicio para personalizar tu retorno de efectivo y anticiparte ante una eventualidad: asalariados y/o emprendedores tienen diferentes flujos de efectivo. Por ejemplo, en la actualidad el Banco de Desarrollo Productivo ha destinado créditos en construcción de silos para el sector agrícola. (Nota de Prensa, El Deber: 30 de junio de 2020). Se han creado más de 11.000 nuevas empresas hasta Mayo 2020 y el 70% son unipersonales. (Nota de Prensa, El Deber: 26 de junio de 2020).

Toma en cuenta que los Datos Históricos en este momento no son tan contundentes en las decisiones, ya que este evento global fue totalmente inesperado. Centrarse en las tendencias conductuales y del mercado te ayudarán a tomar una mejor decisión.

Establecer escenarios máximos y mínimos en todas las áreas del negocio y sus correlaciones entre sí. No escatimar exageraciones te ayudará a estar preparado ante cualquier contingencia, ya que estamos ante un gran cambio global y esto medirá la elasticidad de cada escenario.

Realizar valoraciones de riesgo financiero de forma permanente. Evaluando posibles incobrabilidades o falta de cumplimiento de obligaciones a corto plazo.

Tomando en cuenta que la Recuperación será más lenta que la caída, es que se plantea lo expuesto anteriormente. Esto no tiene el fin de alertar a una población de lo difícil que será la situación, sino de dar pautas de salidas y alivios financieros a un mundo que necesita ver que los cambios son necesarios y permanentes.

Dato alentador: Después de la crisis sanitaria de la Gripe Española (1918 – 1920), vinieron 9 años de crecimiento económico y despegar industrial que se le llamó “Los Dorados años 20”, década en la cual vio cómo el crédito de consumo se consolida gracias a la confianza de una expansión económica emergente.

No te olvides que como crisis global ya tocamos fondo, solo queda resurgir.

*El autor es especialista en Finanzas Empresariales.