Edición Impresa

El Valle de Zongo, un lugar majestuoso y de encanto

Germán Huanca Luna 25/12/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Zongo, el Valle que nace en las faldas del cerro Huayna Potosí, y baja desde más de 6.000 msnm hasta los 800 msnm en la zona tropical, es el distrito 23 del municipio de La Paz ocupando más del 80% de la superficie municipal, que fácilmente podría denominarse el ascensor natural de Bolivia. Hace unos días fue noticia mundial, al mostrar al mundo 20 especies nuevas para la ciencia gracias al trabajo de Conservación Internacional, una ONG ambiental. No todas las veces una región tiene la oportunidad de salir por gigantescos medios como CNN o BBC y replicado por cientos de medios internacionales. Zongo fue dando señales de su majestuosidad desde épocas coloniales.

Zongo fue el principal proveedor de coca para la minería durante la colonia, mismo que ameritó la Visita del Virrey Toledo en 1568 para solucionar un conflicto. Lamentablemente, su condición de zona producción tradicional o productora originaria y ancestral de coca, establecida en la Ley 1008 fue denegada por el gobierno de Evo Morales con la Ley 906. Fue en Zongo donde se libraron los primeros levantamientos indígenas en 1540 y 1623 contra la corona española en Bolivia.

En 1809, el protomártir de la independencia de Bolivia don Pedro Domingo Murillo fue atrapado en el Valle de Zongo. Según la tradición oral en Zongo se cree que Murillo fue entregado a las tropas realistas al haberse involucrado sentimentalmente con la esposa de su compadre, su custodio, quien le dio su vivienda para ocultarlo de las tropas realistas y luego lo entregó sin pena ni gloria, esta historia oral merece una revisión por parte de historiadores.

En 1930 se inicia la producción de energía con el ingreso de la Bolivian Power Limited Company (BPC), más tarde cambia el nombre a COBEE Compañía Boliviana de Energía Eléctrica, contribuyendo así con la provisión de energía eléctrica, inicialmente a La Paz y actualmente al Sistema Interconectado Nacional con 10 plantas hidroeléctricas. Con el ingreso del camino carretero, hasta los 80’s Zongo fue la principal proveedor de materia prima para las zampoñas y carbón a La Paz, y de alimentos como papa, yuca, zapallo, locoto, granadilla, racacha, walusa, pepinos, lechuga, repollo, naranjas, limas, toronjas, mandarinas, limones entre otros.

En Zongo, en 1972 se instaló una las 50 estaciones para detectar explosiones nucleares en el mundo como parte del Sistema Internacional de Monitoreo, labor realizada por la Observatorio San Calixto. Actualmente el cerro Huayna Potosí es uno de los cerros más estudiados para rastrear los efectos del calentamiento global por científicos de todo el mundo.

El aporte de Zongo no cesó en el siglo veintiuno, el año 2014 Zongo, fue el primero en aplicar la defensa jurídica desde la Jurisdicción Indígena en Bolivia en un caso minero, y ahora es usado como modelo en todo el país. Entre los últimos registros arqueológicos se encuentran grabados en piedra, pintura rupestre, asentamientos de lecos, incas y aymaras documentados por los antropólogos W. Esquerdo, M. Strecker y F. Taboada —representantes de la Sociedad de Investigación de Arte Rupestre de Bolivia (SIARB) y la Secretaría Municipal de Culturas de La Paz el 2019, y finalmente, durante la pandemia el año 2020 Zongo inundó con las hojas de matico para hacer frente al Covid.

El hallazgo publicado recientemente sobre la flora y fauna Zongueña es parte de esa larga historia de sus habitantes, Zongo clama a las autoridades nacionales y municipales mayor atención a la región, se podría iniciar con un gran proyecto turístico La Ruta de Zongo con tinte verde; también propongo se inicie los pagos por servicios ambientales aplicando un 5% a las ventas de agua de EPSAS como reconocimiento a la labor de protección ambiental realizado por Zongueños; y para ir avanzando en el pacto fiscal, de puede crear un coeficiente de distribución de recursos basado en la superficie forestal donde municipios o regiones con mayor capa forestal tengan mayores recursos por ser generadores de agua y purificadoras de aire, es hora de reconocer a quienes hicieron el esfuerzo por mantener los recursos forestales y biodiversidad. Zongo se lo merece.



Comentarios