Opinión

Elecciones y crisis en Venezuela

El Deber logo
18 de octubre de 2017, 4:00 AM
18 de octubre de 2017, 4:00 AM

En medio de denuncias de fraude y sin un árbitro electoral claramente independiente, el Gobierno venezolano presentó como un triunfo la realización de la elección de 23 gobernadores que se llevó a cabo el domingo 15.

Los resultados oficiales señalan que el oficialista PSUV quedó con 17 gobernaciones y la oposición logró cinco. El oficialismo tenía 20 gobernaciones y, aunque perdió tres, lo considera un avance porque las encuestas daban a la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) como favorita para ganar hasta 18 estados si había una participación como la que hubo, del 61%.

La elección, que tenía un año de retraso, se celebró luego de dos meses de tregua tras las marchas convocadas por la MUD para exigir la salida de Maduro, que dejaron más de 125 muertos entre abril y julio.

La administración de Nicolás Maduro asegura que los comicios se llevaron a cabo de forma transparente. Con los resultados en la mano, convocó a los opositores a un diálogo nacional que permita sacar al país de la profunda crisis política, social y económica que afecta a millones de venezolanos.
La MUD rechazó la convocatoria a un diálogo, por  lo que se aleja la posibilidad de una salida a la debacle venezolana. Los opositores aseguran que hubo fraude. 

De hecho, 12 países de la región  demandan una urgente auditoría de las elecciones del domingo a fin de desechar las graves irregularidades que la oposición denuncia que hubo durante este proceso.

El Gobierno y la oposición deben llegar a un acuerdo de fondo para encarar la grave crisis que enfrenta el país. Los datos son alarmantes.

Entre enero y julio de este año la inflación trepó hasta un 249%, y los analistas alertan que el país puede terminar con un 650% hasta fin de año. 
El desabastecimiento de productos de primera necesidad sigue siendo un problema grave para la mayoría de los venezolanos, mientras que el país tendrá una contracción del 10% este año y un acumulado del 35% desde 2014. 

La situación es tan alarmante que el FMI cree que Venezuela necesitará un ‘salvataje’ de más de 25.000 millones de dólares para sacarla del estancamiento.
Con los resultados de estas elecciones está claro que la oposición venezolana queda en dificultades para enfrentar al chavismo en las próximas elecciones presidenciales previstas, en principio, para el último trimestre de 2018.

El mundo entero espera que el Gobierno de Maduro no caiga en el triunfalismo y abra una instancia transparente de diálogo con la oposición, en lo posible con una mediación internacional. 

Caso contrario, los venezolanos verán cómo se ahonda la crisis política, situación que no permite hallar soluciones a los problemas de fondo que enfrenta Venezuela.

Tags