Opinión

Encuentro significativo de las dos Coreas

El Deber logo
30 de abril de 2018, 4:00 AM
30 de abril de 2018, 4:00 AM

Corea estuvo bajo dominio japonés hasta fines de la Segunda Guerra Mundial. Al ser derrotado el imperio nipón, bajo influencia china se creó la Republica Democrática Popular de Corea al Norte del Paralelo 38 y al sur nació la República de Corea con auspicio estadounidense. La guerra entre ambas se inició en 1950 cuando la primera quiso invadir a la segunda. El resultado final fue indeciso pero se conservó la divisoria ya citada. Corea del Norte quedó con un régimen comunista y resentida contra los Estados Unidos por los intensos bombardeos de su territorio. Durante décadas se mantuvo una tensa calma en torno al paralelo 38 (desmilitarizado de ambos lados) y al final cada Corea siguió su propio rumbo. 

Décadas después y tras haber creado meses atrás varias tensiones en el área,  Kim Jong-un -el tercer heredero de la dinastía comunista que rige en el norte desde hace 70 años- pisó la zona desmilitarizada para juntarse con su colega del sur Moon Jae-in, algo impensable hasta hace poco. Ambos proclamaron la paz  y rechazaron las armas nucleares. “Hoy, el presidente Kim Jong-un y yo confirmamos que la realización de la península de Corea estará libre de armas nucleares mediante la desnuclearización completa que es nuestro objetivo común”, dijo Moon Jae-in cuando hizo conocer la declaración de Panmunjom, aldea sudcoreana al lado de la frontera con el norte y lugar donde se firmó el armisticio  de 1953. “Declaramos juntos que no habrá más guerra en la península de Corea y que ha comenzado una nueva era de paz”, expresaron ambos líderes. 

Luego de sus provocaciones previas, es un hecho que  Kim optó por la diplomacia y entabló negociaciones para terminar su programa nuclear. Sus acciones propias y las sanciones impuestas por la administración de Donald Trump se conjugaron para pasar de la confrontación a las pacíficas negociaciones. Con un régimen desconectado del mundo, Kim tomó conciencia de que su país se estaba convirtiendo en un paria y su situación empeoraría con un mayor aislamiento internacional. 

Este giro en las relaciones abre un panorama optimista que tal vez en un futuro (aún lejano) culmine con la reunificación de Corea. Para lograr la unidad pasará mucho tiempo, o uno de los dos regímenes deberá ceder su lugar al otro. Vietnam pudo reunificarse en 1975 porque el Viet Cong derrotó a las fuerzas sud vietnamitas apoyadas por EEUU. En el caso coreano no hay conflicto y parece que felizmente no lo habrá. Algún día, bajo otras premisas, quizá se hable de reunificación. Esta vez se habló de paz y en la actual coyuntura, eso ha sido más que suficiente.

Tags