El Deber logo
29 de agosto de 2018, 4:00 AM
29 de agosto de 2018, 4:00 AM

Cuesta mirarnos al espejo cuando sospechamos que la imagen proyectada no coincidirá con nuestras expectativas. Pero esto fue lo que hicieron varios militantes de la cultura cruceña durante la última Feria del Libro en el debate “Dos bibliotecas para dos millones de habitantes” (9/06/18), organizado a raíz de una polémica suscitada previamente en la que varios intelectuales habían expresado diversas opiniones en torno a la cantidad y la calidad de los lectores de nuestra urbe (ver EL DEBER: “Bibliotecas, librerías y lectores” (10/06/18), “De piratas y políticas culturales” (17/06/18), entre otros).

Al respecto, un grupo interdisciplinario de docentes investigadores de la Uagrm, UEB, Nur, Utepsa y UPDS, de momento, coordinados por el IIES “J. Ortiz Mercado”, nos hemos reunido periódicamente para diseñar una investigación que nos dote de información actualizada acerca de las prácticas lectoras de los universitarios en Santa Cruz de la Sierra.

Los años de formación superior comprenden supuestamente el periodo de mayor actividad lectora por las exigencias disciplinarias, lo cual, por tanto, no nos ofrecerá un estado de los hábitos lectores de toda la ciudadanía. No obstante, sí nos permitirá describir un sector importante (hay cerca de 200.000 universitarios en la ciudad) con una interesante proyección.

La investigación abarcará aspectos generales como las preferencias de su consumo cultural y el origen de sus hábitos, en los que influyen, como se sabe, la formación profesional materna y la motivación en el hogar, entre otros. Se indagará también los modos cómo acceden a la información sobre la realidad local e internacional, umbral para la participación social informada y la construcción de ciudadanía, que involucran conceptos como ideología, democracia, etc. En su consumo de textos de ficción y de entretenimiento –relacionado muchas veces al cine, teatro y música– asomarán sus expectativas personales y culturales.

El aspecto principal será la lectura en el ámbito académico, en tanto permitirá diseñar estrategias de difusión e incentivo tanto a las instituciones de educación como a otras del medio. Aquí sin duda aparecerán contundentes las nuevas tecnologías, que tantos cambios están generando en la construcción del conocimiento y las ciencias contemporáneas.

Veremos cómo es la imagen que nos ofrece este espejo y qué somos capaces de hacer con ella.

Tags