Edición Impresa

Estrategia que no sirvió

Ronald Valera 18/11/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Luego de las elecciones de 2020 los resultados fueron sorprendentes por la barrida de votos del MAS, la pérdida de apoyo de Comunidad Ciudadana y la estabilidad de Creemos, esta última organización estableció la estrategia de llegar al final de la contienda proyectando que se realizaría una segunda vuelta entre Arce y Mesa; el líder de Creemos quedaría como un perdedor porque no llegaría a ser presidente todavía y ganador porque tendría un número de diputados que serían la llave para cualquier pacto político del futuro Gobierno, pero ese cálculo salió mal resaltando que muchos le sugirieron (https://sapienciancestral.blogspot.com/2020/10/camacho-y-su-in-logica-de-poder.html) al líder de Santa Cruz, que esa jugada era arriesgada y peligrosa para la democracia boliviana.

Aunque muchos nos sorprendimos por la cantidad de votos para el MAS, se sabía que Creemos no pasaría a una segunda vuelta, por ende era necesario la unidad para tener un número sólido de diputados como alternativa en los siguientes 5 años, pero la realidad se vuelve a imponer, de los 36 diputados 21 son del MAS, 11 de Comunidad Ciudadana y 4 de Creemos, todo salió bien para Camacho, pero como advertí, el MAS realizaría cualquier maniobra legal aunque no legítima para obtener el control pleno de la Asamblea Legislativa; al parecer lo lograrán, el 28 de octubre de 2020 se realizó una sesión para cambiar el reglamento interno de la Cámara de Diputados dándole el control que necesitan del 50% más un voto (que lo tienen) para cualquier trámite que precise el Poder Legislativo; muchos dirán que no es justo y ciertamente no lo es, sin embargo, es legal porque en la legislatura pasada tenían los 2/3 necesarios.

Por eso es necesario que los dirigentes políticos tengan una visión amplia de las estrategias políticas y las posibles consecuencias para la nación, la democracia y hasta para la propia dirigencia, porque sencillamente el líder de Creemos ya no será la llave para un pacto democrático, ya que acaban de cambiar la cerradura y la llave la tiene el MAS.