Edición Impresa

Estrés hídrico

Fernando Suárez Sanguino 15/12/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

El estrés hídrico es la incapacidad de satisfacer la demanda de agua, porque la cantidad disponible es menor o su uso está restringido por la mala calidad.

Según el informe Falkenmark, un país o región tiene estrés hídrico cuando el suministro de agua anual es inferior a 1.700 metros cúbicos por habitante. En el mundo existen 1.100 millones de personas afectadas por este fenómeno.

En nuestro país muchas poblaciones no cuentan con el servicio de agua potable, gracias a Dios nuestra ciudad no es una de ellas, nosotros contamos con el servicio en calidad, cantidad y continuidad.

Según el proverbio inglés, “No se aprecia el valor del agua hasta que se seca el pozo”. Como dice el nuevo adagio, no se valora lo que se tiene hasta que se pierde. Es necesario que como sociedad, como familias y como personas tomemos conciencia de la importancia del agua para nosotros y para las próximas generaciones.

Las comparaciones son odiosas, pero son necesarias realizarlas para valorar. Por ejemplo, en muchas partes del mundo, el agua que sale del grifo es potable, pero aconsejan no tomarla, estamos hablando de la calidad del servicio de agua potable, en nuestra ciudad podemos tomar agua del grifo sin ningún problema.

En algunos departamentos de nuestra ciudad no hay continuidad en cuanto al servicio, significa que solo hay agua en distintas horas del día, por ejemplo: bien temprano en la mañana o al final de la tarde, o dan agua dos o tres veces por semana, mientras que nosotros contamos con agua las 24 horas del día.

Cuando hablamos de cantidad, en muchas ciudades del mundo se limitan los metros cúbicos de agua potable por familia, en Santa Cruz de la Sierra podemos dejar el grifo abierto todo el día, obviamente, después el exceso se reflejará en nuestra factura.

Gracias a Dios, hablando de nuestra ciudad, no tenemos estrés hídrico, somos bendecidos en cuanto a la prestación del servicio de agua potable, pero es muy necesario tomar conciencia que, si bien gozamos de un excelente servicio (en base a la calidad, cantidad y continuidad), debemos ser responsables, no malgastar el agua y, sobre todo, cuidar y valorar este recurso, para que de esta manera preservemos las futuras generaciones. “El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza”. Leonardo da Vinci.



Comentarios