El Deber logo
9 de diciembre de 2018, 4:00 AM
9 de diciembre de 2018, 4:00 AM

Si bien la revolución nacional del 52, la participación popular y la distribución de recursos del IDH contribuyeron a una más equilibrada distribución del excedente nacional y, con ello, al desarrollo de los fundamentos del mercado interno, por lo cual, la propia agroindustria cruceña tiene que ver con esta nueva visión nacional en la distribución del excedente. Aun así los obstinados lastres del desarrollo desigual siguen configurando una estructura nacional contradictoria, en cuya economía se superponen modos de producir y vivir incompatibles en el tiempo y donde no siempre el capitalismo arrastra al precapitalismo.

Indudablemente, esta situación no puede persistir. Pero en este caso, una solución por la vía de la descentralización administrativa tendría que estar vinculada, inevitablemente, a una estrategia nacional de desarrollo destinada a superar los casos, por lo menos extremos, de la desigualdad. Así como en el pasado, la revolución de 1952 propuso nuevas pautas en la distribución del excedente con el fin de unificar el mercado interno; la descentralización, en la actualidad, solo puede tener éxito a condición de que se convierta en un instrumento para superar el desarrollo desigual y en una forma de unificar el mercado interno.

En términos de desarrollo, el departamento de Pando exhibe un retraso de por lo menos 50 años respecto de Santa Cruz, difícilmente puede hablarse allí una economía de mercado en sentido estricto. Pero al igual que en este caso, toda la geografía nacional está travesada por esta abrupta desigualdad de extremos contradictorios e incompatibles. Basta pensar en el carácter contradictorio de la producción agraria en los dos principales departamentos del país: mientras La Paz se caracteriza por una agricultura de subsistencia, basada en el parvifundio y la pequeña producción; en Santa Cruz se ha avanzado con la agroindustria creando fundamentos más consistentes para una economía de mercado. Trátese de Beni, Pando, Potosí u Oruro, especialmente, donde se ha llegado a un presente apenas tolerable, pero, sobre todo, sin ventanas de luz hacia el futuro.

La incomunicación económica, la ausencia de integración real a través de la producción, la falta de complementación por la carencia de un genuino mercado nacional que unifique, son factores que ya no pueden seguir siendo reemplazados por el lirismo de los discursos o de las frases patrióticas. La forma en la que el ‘desarrollo desigual’ se manifiesta en nuestro país, determinada, es cierto, por la economía primario-exportadora, indiferente al mercado interno, ahonda cada vez más y profundiza severamente las desigualdades que redundan en desequilibrios y pronostican peligrosas rupturas hacia adelante.

Distribución y adquisición del excedente nacional: obra de momentáneas pero intensas pasiones regionales. Los estados nacionales se formaron y reformaron en la disputa por la distribución y adquisición del excedente nacional. Si persisten las demandas regionales proponiendo el fin del centralismo, y si es previsible además que estas exigencias suban de tono, se debe, en el fondo, a la exacerbación de los factores regionales de poder frente al hecho cumplido del modelo hegemónico extractivista sea por el agotamiento del ciclo de la minería o de su reciclaje con el ciclo del gas, lo que contrae el declive de la división regional del trabajo basado en una economía primario exportadora.

Es aquí, en este hecho crucial del drama económico nacional, donde primero ha de situarse la validez del diagnóstico como requisito de la transformación jurídico-constitucional del Estado en su sentido amplio, lo cual podría llevarnos hacia un verdadero modelo de Estado autonómico o federal sobre quizá una nueva regionalización socioeconómica superpuesta a la clásica división político-administrativa departamental con fines exclusivamente técnicos de desarrollo económico y con una visión de descentralización no desde la región, sino desde una óptica nacional. Pero de ello hablaremos en una próxima entrega.

Tags