Opinión

Fiesta equivocada

El Deber logo
11 de septiembre de 2017, 7:08 AM
11 de septiembre de 2017, 7:08 AM

Mis lectores saben que dedico mis columnas periodísticas a destacar la obra literaria de escritores y poetas nacionales y extranjeros, ya sean estos jóvenes como consagrados. En estos días se presentará el poemario Fiesta equivocada, el primer libro de Lucía Carvalho Sandoval, mi hija; podría escribir de su ópera prima con la misma humildad con la que he reseñado a cientos de autores; sin embargo, dejaré que sean otros los que hablen de los poemas de Lucía. 

La escritora y poeta Gigia Talarico, ha escrito que cuando Lucía le pidió que leyera su poemario, lo hizo gustosa, sin saber que se “encontraría con una sorprendente invitación a una fiesta en la que todos tenemos espacio, pero que quizás no es de nadie, una fiesta de burbujas y pequeños incendios provocados por dedos tiernos, por voces desprendidas de los cuerpos. La Fiesta equivocada es audaz, actual como la misma poeta, donde las palabras se reinventan como una trampa a la razón (“tengo tus palabras hirviendo en una olla/ cuando exploten me las comeré”). Lucía no se inspira en otros poetas, sino que bebe de todas las fuentes emitiendo una voz propia fresca e irreverente, de niña-mujer que tiene y sostiene la palabra, una voz poética inteligente y actual, que ya gana un merecido espacio”.

La artista y poeta Alejandra Barbery reseña: “El cantaor que mora en los versos de Lucía Carvalho tiene voz a inocencia y también a la pérdida de aquella. Dulce-ironía vivificante la que habita sus escritos. No idealiza y aun así escapa hacia las nubes. Ella dentro del cuadro. Ella que juega juegos. Eva niña. Eva mujer. Eva vive. Fiesta equivocada contiene la escritura de un alma libre. Una libertad única: la de Lú. A través de sus letras, nos transporta a un mundo que escapa a la descripción, ofrece en el poema el espíritu de su época, con el sentimiento preciso que se torna atmósfera. Las fotografías de Aino Siiroinen habitan el libro como poemas silenciosos, únicos y complementarios. Poesía y fotografía. Palabra e imagen. Fiesta Equivocada, de Lucía Carvalho, es una obra escrita con un estilo fresco, desenfadado y profundo. Su lectura es brisa primaveral”.

La poeta y guionista Patricia Gutiérrez Paz afirma que “hasta en una Fiesta equivocada uno puede encontrar una voz esquiva, derramada desde esquinas imposibles. Con olor y cadencia propia. Una narrativa huidiza, propia de quien sigue saltando por los techos, todavía y siempre. Esta niña mujer tiene un don. Y es el de la voz propia. Se viene una gran poeta. ¡A agarrarse Catalina!”

Tags