El Deber logo
8 de febrero de 2017, 4:00 AM
8 de febrero de 2017, 4:00 AM

Hace un par de meses el Concejo aprobó la ley que ordena la implementación del Sistema de Detección Electrónica de Multas –que los mortales llamaremos fotomultas– en la ciudad, para que los infractores al volante sean sancionados. El desafío de implementarlo no es menor, y si bien genera confianza el equipo técnico que ha venido diseñando esta solución, preocupa el componente político e institucional que debiera garantizarlo. 

¿Seremos capaces de eliminar el problema de los miles de autos sin placa o con placas ilegibles? Se requiere un enorme esfuerzo coordinado entre Municipio, Policía, surtidores de combustible, etc. para que el sistema pueda comenzar a funcionar. ¿Seremos capaces de hacer que los micros cumplan? Los micreros son un atentado al tráfico y la seguridad, básicamente, porque se ha permitido a los dueños del negocio echar a andar un sistema torcido que abusa de todo el mundo, así que para hacer que nuestras fotomultas funcionen para todos, hay que ‘tocar’ el transporte público. Tras una década de no dar ninguna muestra de querer hacerlo, ¿lo hará ahora el alcalde?

En una ciudad en la que es experiencia diaria escuchar de extorsiones a quien vende, emprende, produce, conduce, circula y existe, y con funcionarios que se enriquecen abusando de su poder y lo gritan con orgullo a los cuatro vientos, ¿puede generarse la confianza necesaria para que las nuevas reglas sean acatadas por la población? Creo que como mínimo corresponde garantizar que el 100% de lo recaudado con las fotomultas vaya a educación vial y señalización de toda la ciudad y no se desvíe a otros programas, es decir, se mantenga lejos de los corruptos conocidos, si de algo sirve.

Comenté hace un tiempo la ‘Ley de las fotomultas’ ante un grupo de taxistas y les pedí su opinión. Al principio, silencio absoluto. De pronto uno estalló en risas, le dio una palmadanga en el hombro a su colega y dijo: “Este opa todavía tiene ahí guardáu su taxímetro” y todos se echaron a reír. ¿Se entiende? 

Tags