Edición Impresa

¿Frente a la crisis? Resiliencia y disrupción verde

Gonzalo Chávez 13/9/2020 05:00

Escucha esta nota aquí

Bolivia vive una crisis sanitaria, económica, política, social y medioambiental estructural. Enfrentamos un cambio de era y de paradigma. Para solucionar estos desafíos se requieren propuestas disruptivas, que den el paso a una nueva geografía de ideas y actitudes. 

No es un tiempo de cosas chatas o pequeñas. Es la época de los largavistas o inclusive de los telescopios que miren dentro de la historia del tiempo. Es el horizonte que debe permitir a las bolivianas reencontrarse en los grandes sueños, los retos fundacionales. Por eso entristece que probablemente la elección más importante de la era democrática moderna haya convocado a los conservadores ambidiestros que buscan cuidar de sus parroquias del corto plazo. Albert Einstein decía: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”.  

El domingo pasado, siguiendo las ideas de Mariana Mazzucato, afirmamos que el reto del desarrollo que enfrentamos era cómo llegar a la luna (moonshot) en 10 años. Una misión osada, desafiante, movilizadora, muy concreta y con fecha determinada de expiración. La misión lunar tuvo la virtud de articular muchos sectores y regiones, promover innovación de manera transversal, involucrar tanto al sector privado como público. Un sueño hecho realidad que cambió la humanidad y produjo un gran salto tecnológico y productivo.

En este contexto retomo las preguntas con las que terminé mi artículo de mi anterior entrega.  ¿Que hacer frente a la tremenda crisis en curso?  Una actitud resiliente y disruptiva. ¿Cuáles son los moonshots de la sociedad boliviana en este cambio de era? Pues hay varios. Por temas de espacio y para provocar el debate lanzó una propuesta, un moonshot. 

Reducción del 30 % en la emisión de carbono hasta el año 2030 en relación a los últimos años. Esta misión se inscribe en el debate de que el mundo necesita un Green New Deal (Nuevo Acuerdo Verde) y es el primer paso para construir una economía 100% carbono neutral. Este es un desafío nacional e internacional. Para impulsar esta misión con una clara dirección la recuperación del aparato productivo y el crecimiento económico futuro debe tornarse verde. 

El patrón de desarrollo extractivista debe dar paso a un desarrollo inteligente y verde. De manera concreta esto implica un sector de la construcción que abrace el cuidado del medio ambiente. Una transición energética que camina hacia el uso intensivo de energía solar, eólica y otras fuentes renovables. Un sector transporte e industrial que baje radicalmente de emisión de CO2. Actividades agroforestales que aumenten su productividad y bajen la deforestación. Así mismo esto implica el impulso a una economía creativa, circular y tecnológica basada en el recurso más poderoso: el capital humano y la fuente inagotable de la innovación y productividad: las ideas. 

La misión de reducir el 30% en la emisión de carbono requiere de propuestas concretas de políticas públicas que simultáneamente ayuden a la recuperación y transformen el patrón de desarrollo. 

En el campo energético se podrían implementar programas de transferencias a empresas y personas para que generen energía limpia a través de paneles solares en casas y empresas. Sustituir, poco a poco, las redes de transmisión de electricidad antiguas por redes inteligentes diseñados para la salida variable de turbinas eólicas y paneles solares. 

 En los sectores de transporte e infraestructura, se podría impulsar la producción nacional y la importación de vehículos eléctricos colocando el arancel a cero. Por ley, el transporte público estatal debía ser eléctrico. Este tipo de vehículos eléctricos necesitan cargadores. 

Se debería crear consorcios público - privados para que inviertan en una red de provisión de electricidad para autos. 

El teletrabajo, la telemedicina y la teleducación hacen parte de una aceleración de la transformación digital. La recuperación económica y la transformación del patrón de desarrollo deben apostar a universalizar la banda ancha y la implementación de la tecnología 5G. El trabajo remoto disminuye el transporte.

En los sectores agrícola, ganadero y forestal, se debe aumentar la productividad de la tierra y la capacidad de retención de agua. Gobernaciones y municipios debía impulsar la plantación de árboles en los extremos de las propiedades y restringir fuertemente la deforestación. 

El criado de ganado en propiedades con árboles también puede ser un buen camino.

En los sectores de vivienda y construcción. Se debe incentivar la construcción verde en todos los sectores, pero en especial en viviendas sociales e infraestructura públicas. La construcción de ciclovías en las grandes ciudades ayuda significativamente.

En temas educativos se debe preparar capital humano para el crecimiento verde. Por ejemplo, técnicos medios que conozcan de paneles solares. Apoyar universidades y startups para que ayuden a acelerar el desarrollo verde.